¿ Se te olvido otra vez ? Mejora tu memoria.

Y tu ya sabes ¿cómo estimular la memoria?



La pérdida de memoria es algo que nos preocupa, mucho más a partir de ciertas edades… así que hay que ponerse manos a la obra para averiguar qué podemos hacer para conservar y mejorar esta capacidad tan importante y tan presente en nuestro día a día.

Presta atención.

Ser capaz de mantener la atención centrada en lo que estás estudiando es la base del aprendizaje. Si te distraes con facilidad, significa que necesitas aprender alguna técnica para mejorar tu atención, como meditación o utilizar algunos de estos recursos para aprender mejor.

Entiende lo que lees.

No vas a recordar algo que no has entendido bien, y para entender bien lo que lees debes estar habituado a leer y saber hacerlo bien. Cuando una persona, por muchos años que tenga, lee muy poco, le puede costar más trabajo aprender a través de la lectura. Por tanto, acostúmbrate a leer habitualmente, ya sean novelas o cualquier otro género que te guste.

Relaciona lo que estás aprendiendo con lo que ya sabes.

Cuando conectas y asocias el material nuevo con el ya aprendido te resultará más fácil recordarlo. Por tanto, es importante saber cómo organizar el conocimiento en tu mente.

Utiliza todos tus sentidos.

Intenta relacionar la nueva información a colores, imágenes, texturas, sonidos, etc. Por ejemplo, puedes hacer dibujos o diagramas que te ayuden a recordar de una forma visual, o utilizar diferentes colores cuando hagas un esquema para asociar el aprendizaje a los colores.

Aprender otro idioma.

Se recomienda partir en la infancia temprana porque otorga importantes ventajas a la hora de aprender y formar memorias consistentes. Pero también ayuda a tener mayor capacidad de cognición ejecutiva, es decir, de ejecución mental y se protegería contra la neurodegeneración en la vejez.

Un poco de estrés no es malo.

Las situaciones emocionales y estresantes activan el sistema nervioso y el endocrino. Las hormonas, como la adrenalina, la noradrelina y los glucocorticoides, liberadas en la sangre de las personas en situaciones emocionales o de estrés moderado pueden contribuir también a la facilitación tanto de memorias implícitas como explícitas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla