6 consejos de cómo mantener una relación saludable con tu pareja

En una relación de pareja se necesita expresar lo que uno siente por el otro. Esto alimentará su amor y su convivencia crecerá aún más. Además, se sentirán satisfechos con ustedes mismos y su felicidad estará a un nivel del 100%.



A veces las relaciones pueden parecer demasiado trabajo hasta que llega un momento en que puedes relajarte un poco y apreciar cuánto has recibido en el intercambio.

Una relación saludable se encuentra a tu alcance si tú y tu compañero están dispuestos a trabajar juntos y esforzarse un poco pero valdrá la pena al fin de cuentas.

1. Revivan las citas del comienzo.

Hacer una salida especial, incluso cuando llevan años de relación, es muy importante. De hecho, es fundamental que las parejas que llevan mucho tiempo juntas se sientan cómodas con el paso del tiempo. Intenten planear una salida por lo menos una vez al mes. Algunas parejas hacen una salida cada semana.

Si tienen problemas para pensar buenas ideas, intenta recrear una cita que hayan tenido cuando estaban conociéndose. Hagan exactamente lo mismo, o reinventa la salida con el completamente nuevo.

Hagan algo nuevo y emocionante. Hacer cosas que mantengan el pulso alto potencia los sentimientos de compañerismo en la pareja. Si tienen la valentía, hagan las cosas que les harán volver a sentirse como niños otra vez: ir al teatro, tomar una clase de cocina o hacer un viaje por el fin de semana, para nombrar algunas opciones.

2. Aprende a perdonar.

Perdonar es la decisión de dejar ir el pasado y concentrarse en el presente. Consiste en tomar el control de tu realidad actual y vivirla junto a tu pareja.

Recuerda a quién realmente beneficia el perdonar. Perdonar a tu pareja también te libera a ti de cargar con enojo y resentimiento. No lo veas como algo altruista: es algo que haces para ambos.

3. Ríanse juntos.

Ríanse del otro con la seguridad del amor. La risa ayuda a que el mundo siga girando. La risa ayuda a tu cuerpo a quemar calorías, acelera la circulación sanguínea, fortalece el sistema inmune y disminuye los niveles de azúcar en la sangre. La risa puede ser reconfortante, contagiosa o afrodisíaca. No olviden reír.

4. Bríndense apoyo mutuo.

Dar apoyo significa hacer de la felicidad y el bienestar de tu pareja tu prioridad en las grandes cosas tanto como en las pequeñas. Ten en cuenta que una de las razones principales por las que están juntos es que sienten una especie de fanatismo por el otro. Demuéstralo de alguna de las siguientes formas:

Sé bueno escuchando. Si tu pareja necesita que le prestes el oído, hazlo con ánimo. No siempre debes brindarle una solución, muchas veces basta con tu apoyo.

Dense ánimo. Si tu pareja está tratando de hacer un cambio positivo, sé su mayor animador/a.

Ofrécele un lugar seguro. Permite que tu pareja se abra frente a ti sin temer sentirse juzgada.

5. Dediquen tiempo al otro.

Haz que compartir tiempo con tu pareja sea una prioridad, incluso si al principio resulta un poco difícil de articular. Las relaciones necesitan de experiencias compartidas para crecer, y pasando tiempo juntos cuidan su relación de una de las mejores formas posibles.

Busquen un pasatiempo. Aprender algo juntos les hará crecer a la par, además de ayudarles a descubrir una actividad que ambos disfrutan. Prueba con deportes (tenis, baloncesto, golf), aprender un nuevo idioma, clases de cocina o cualquier otra cosa que deseen probar.

Encuentra pequeñas formas de servirle al otro. Hacer pequeños favores a tu pareja demuestra que estás atento/a a lo que él/ella necesita y deseas ayudarle. No debe ser un gesto extravagante: preparar la cena, hacer los mandados, o masajearle los pies al final del día. No lo tomes como una molestia ni esperes automáticamente nada a cambio.

6. Desarrolla una mejor comunicación.

La mayoría de las personas no nacen como buenos comunicadores, es algo en lo que prácticamente todos debemos trabajar. La forma en que te comunicas con tu pareja puede parecer insignificante, pero lo haces varias veces al día y tiene un impacto. Considera mejorar estos detalles:

No utilices imperativos. Intenta dejar fuera de tu relación frases como “deberías” o “no puedes”. Tú y tu pareja son iguales y ninguno de los dos tiene autoridad sobre el otro.

Relaja tus expectativas. Si esperas que tu pareja haga algo, díselo. No esperes que ella/él lea tu mente y no transmitas tus mensajes encriptados. Ser claro acerca de lo que quieres le da a tu pareja la oportunidad de tener éxito (en lugar de decir “Debes sacar la basura a la calle todos los días”, dile “Me encantaría que sacaras la basura a la calle todos los días”).
Di “por favor” y “gracias”. Debes ser capaz de relajar y dejar de preocuparte por tus modales todos el tiempo pero la excepción llega a la hora de pedir favores y expresar gratitud cuando tu pareja hace algo por ti. No asumas que él/ella sabe lo que quisiste decir y no dijiste.

Sé justo. No dejes que todos estos consejos para comunicarse bien caigan por la borda durante una discusión. Intenta dejar en claro tu posición de manera amable y respetuosa, sin querer lastimar a tu pareja al hacerlo. Si él/ella grita o insulta, pídele con tranquilidad que repose su actitud.

Recuerda que para vivir feliz en una relación, la comunicación no sólo es lo básico, sino la confianza y la apertura que exista entre ellos. No dejen de hacer las cosas que les gustan, sólo necesitan adaptarlas a sus actividades en común.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla