Cosas que debes saber sobre el Virus del Papiloma Humano.

Todas las mujeres deben comenzar las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino a la edad de 21 años.



El Virus del Papiloma Humano es relativamente común, puede no manifestar síntomas y, en muchas personas, no llega a causar problemas de salud porque es eliminado por el sistema inmune del organismo. Sin embargo, cuando la infección no se cura, dependiendo del tipo de virus involucrado, puede llegar a provocar enfermedades graves incluyendo diversos tipos de cáncer.

¿ Qué es ?

Las siglas VPH (HPV en inglés) significan Virus del Papiloma Humano. Se llama así porque algunas variedades – existen más de 100 tipos – causan verrugas o papilomas.

Como su nombre lo indica se trata de un virus, un organismo tan pequeño que incluso puede no ser visible por medio de un microscopio común. Un virus no es capaz de reproducirse por sí mismo, necesita entrar a una célula viviente que utilizará para producir más virus.

¿ Cómo se contrae ?

Los virus pueden entrar al organismo de muchas formas, a través de las membranas mucosas como la nariz, la boca, los ojos o los genitales. También pueden entrar a través de la piel y de cualquier herida expuesta.

Una vez dentro del organismo, el virus busca algún tipo específico de célula en la que puede originar una infección.

El VPH sólo puede crecer en ciertas células, no puede infectar otras partes del cuerpo. Las células del cuerpo que son susceptibles a una infección del VPH se encuentran en los genitales, la boca, la garganta, la tráquea, los bronquios y los pulmones.

El VPH es mayormente una enfermedad viral de transmisión sexual. Aunque poco común, el VPH también puede ser transmitido de una madre a su bebé durante el parto.

¿ Cuantos tipo hay ?

De las más de 100 variedades de VPH conocidas, alrededor de 60 tipos causan verrugas en la piel, en los brazos, el pecho, las manos y los pies. Éstas son las verrugas comunes. Los otros 40 tipos son VPH “mucosales”, lo que significa que afectan a las membranas mucosas del cuerpo o las capas húmedas que cubren los órganos y las cavidades que están expuestas al exterior.

La mayoría de los tipos de VPH se relacionan con lesiones benignas y se denominan entonces de bajo riesgo, pero una pequeña porción de ellos están asociados con diversos tipos de cáncer, a estos últimos se les conoce como tipos de alto riesgo.

¿ Qué tan peligroso es ?

Algunos estudios sugieren que alrededor del 50% de la población mundial se contagiará con algún tipo de virus del papiloma humano a lo largo de su vida, pero la mayoría nunca sabrá que lo tiene porque no presenta síntomas y su sistema inmunológico inactiva el virus.

Independientemente del tipo de VPH, alrededor del 90% de las personas elimina la infección un lapso no mayor 2 años. Sin embargo, algunas veces, las infecciones con el VPH no son eliminadas y esto puede causar cambios celulares que con el transcurso de muchos años pueden derivar en una enfermedad oncológica.

Aunque es posible que un tipo de VPH desaparezca, siempre existe la posibilidad de que se contraiga otro tipo diferente y aunque el riesgo es menor es posible contraer el mismo tipo de virus de nuevo.

Los tipos de virus que se consideran de alto riesgo para desarrollar células malignas son: VPH-6, VPH-11, VPH-16, VPH-18, VPH-31, VPH-35, VPH-39, VPH-45, VPH-51, VPH-52, VPH-58.

El VPH y el cáncer.

Aunque la mayoría de las infecciones genitales con el VPH no causan cáncer, casi todos los cánceres de cuello uterino están asociados con el virus del papiloma humano. De hecho, casi todos los cánceres de cuello uterino (más del 99%) están relacionados con el VPH y de estos, alrededor del 70% son causados por los tipos 16 ó 18.

Si las células del cuello uterino son infectadas con el VPH, el virus puede causar que esas células cambien y se vuelvan precancerosas.

Los cambios de las células en el cuello uterino ocurren muy lentamente. Normalmente toma más de diez años para que estos cambios se conviertan en cáncer.

Si incluso unas pocas células del cuello uterino aún tienen el VPH, es posible que éste se vuelva activo nuevamente cuando, en algún momento de la vida, el sistema inmunológico se debilita. Por eso los cambios en las células del cuello uterino pueden ocurrir repentinamente muchos años después de haber sido contagiada por el virus.

Lo que debes tener en cuenta.

1. No existe tratamiento para el virus en sí.

2. Aunque el virus no puede ser tratado, sí existe tratamiento para las afectaciones que causa.

3. La única manera de prevenir verdaderamente el contagio es no tener sexo vaginal, oral ni anal, pero también significa evitar el contacto de esas áreas con la piel de otra persona.

4. Los principales factores de riesgo del VPH genital son: tener muchas parejas sexuales, tener menos de 25 años de edad, comenzar a tener relaciones sexuales a una edad temprana (16 años o menos).

5. Las mujeres que sólo han tenido una pareja sexual pueden infectarse con el VPH. Esto es más probable en mujeres que: tienen una pareja que ha tenido numerosas parejas sexuales diferentes. Tienen una pareja masculina que no ha sido circuncidado (los hombres que no han sido circuncidados tienen una mayor probabilidad de infectarse con el virus y de trasmitirlo a sus parejas).

6. Estar infectada de VPH genital no significa que necesariamente se va a desarrollar algún cáncer.

7. La prueba del Papanicolau sirve para detectar posibles cambios pre-cancerosos.

8. Las mujeres que tienen sobrepeso y las mujeres con una alimentación con poco contenido de frutas, ensaladas y verduras tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de cuello uterino. (y muchas otras enfermedades).

9. El uso de píldoras anticonceptivas por periodos prolongados aumenta el riesgo del cáncer de cuello uterino. Las investigaciones sugieren que el riesgo aumenta mientras más tiempo una mujer tome las píldoras. El riesgo se reduce nuevamente después de que deje de tomarlas.

10. La mayoría de las mujeres que tienen el VPH y un resultado normal en la prueba de Papanicolaou presentan una probabilidad muy baja de desarrollar células precancerosas que requieran ser tratadas dentro del próximo año. Solamente 4 de cada 100 de estas mujeres pudieran necesitar tratamiento para cambios celulares.

¿ Cómo prevenirlo ?

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda lo siguiente:

1.- Todas las mujeres deben comenzar las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino a la edad de 21 años. Las mujeres entre los 21 y los 29 años deben hacerse la prueba de Papanicolaou cada 3 años.

2.- Las mujeres de 30 a 65 años deben someterse a una prueba de Papanicolaou combinada con una prueba de VPH cada 5 años.
Otra opción para las mujeres de 30 a 65 años consiste en realizar solamente la prueba de Papanicolaou cada 3 años.

3.- Puede que las mujeres que están en alto riesgo de cáncer de cuello uterino (por ejemplo, a causa de un sistema inmunológico debilitado debido a infección por VIH, trasplante de órgano, uso prolongado de esteroide o debido a que fueron expuestas a DES cuando sus madres estaban embarazadas de ellas), necesiten hacerse las pruebas de detección con más frecuencia. Estas mujeres deben seguir las recomendaciones de sus médicos.

4.- Las mujeres mayores de 65 años que se han hecho regularmente las pruebas de detección (pruebas de Papanicolaou con o sin pruebas de VPH) en los últimos 10 años pueden dejar de hacerse las pruebas siempre y cuando no se haya encontrado ningún precáncer grave en los últimos 20 años. Las mujeres que han presentado ciertos precánceres deben seguir haciéndose las pruebas por al menos 20 años después de haber encontrado el precáncer.

5.- Las mujeres que se hayan sometido a una histerectomía (extirpación del útero y del cuello uterino) pueden dejar de hacerse las pruebas (como las pruebas de Papanicolaou y las pruebas de VPH), a menos que la cirugía se haya hecho como tratamiento de cáncer o precáncer de cuello uterino. Las mujeres que hayan tenido una histerectomía sin la extirpación del cuello uterino deben seguir las guías anteriores.

6.- Las mujeres de cualquier edad NO tienen que hacerse las pruebas cada año mediante cualquier método de detección.

Fuentes:
Revista Cancerología del Instituto Nacional de Cancerología de México,
http://www.incan.org.mx/revistaincan/elementos/documentosPortada/1272302572.pdf

Sociedad Americana Contra el Cáncer,
http://www.cancer.org/acs/groups/cid/documents/webcontent/002781-pdf.pdf

www.infocancer.org.mx


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla