Fresa, una fruta rica en vitaminas y minerales

Sabías que la fresa no sólo es una deliciosa fruta, sino también un alimento cargado de numerosos beneficios para la salud, por lo que es ideal para el crecimiento de los más pequeños.



Entre sus propiedades y beneficios más destacados, debemos nombrar que las fresas son capaces de combatir la anemia y la deficiencia nutricional, así como prevenir las infecciones en el organismo.

A continuación te contamos varios beneficios de comer fresas que seguro te sorprenderá conocer:

Las fresas son una fuente de vitaminas del grupo B, tales como vitamina B6, la niacina, la riboflavina, el ácido pantoténico y el ácido fólico. También poseen una considerable cantidad de vitamina C.

Tienen manganeso, que es un mineral que actúa como un potente antioxidante y anti-inflamatorio natural. Una taza de fresas contiene 21 gramos de manganeso.

Contribuyen a la salud ósea, por su alto contenido en magnesio, potasio y vitamina K, que ayudan a potenciar la salud de los huesos.

Potencian la salud ocular, algunos estudios han señalado que las fresas mejoran la salud de los al disminuir el riesgo de degeneración macular.

Son una importante fuente de vitamina C, una taza de fresas contiene el 136% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, lo que las convierte en un poderoso antioxidante que potencia el sistema inmunitario.

Son un anti-inflamatorio natural, ya que los fenoles ayudan a luchar contra los procesos inflamatorios del organismo inhibiendo la producción de la enzima ciclooxigenasa, del mismo modo que lo hacen compuestos como la aspirina o el ibuprofeno.

Están cargadas de antioxidantes, por su contenido de fenoles, que es un compuesto químico. La antocianina es un tipo de fenol muy abundante en las fresas y que le proporciona su característico color. Es conocido también por sus poderosas cualidades como antioxidante natural que mantiene la salud de las células.

El ácido elágico presente en las fresas mejora la elasticidad de la piel y retrasa la aparición de los signos del envejecimiento, como las arrugas y la flacidez, al tiempo que la biotina contribuye a mantener un cabello y uñas sanas.

Otro de los beneficios de las fresas, es que ayudan a reducir la tensión arterial y garantizan la salud cardiovascular, debido a que mejora la capacidad antioxidante del plasma sanguíneo y la resistencia de los glóbulos rojos a su hemolisis (fragmentación) oxidativa.

Además investigadores del instituto Salk de Biología (EE UU) han comprobado que la fisetina, un flavonoide natural presente en la fresa, estimula la memoria a largo plazo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla