8 tips para inculcar el sentido de la responsabilidad a nuestros niños.

Educar niños responsables es una tarea a largo plazo, que requiere dedicación.



Para fomentar el sentido de la responsabilidad en los niños es recomendable empezar formándoles poco a poco en el compromiso, intentando que desde pequeños los niños se encarguen, dentro de sus posibilidades, de recoger su habitación, de poner la mesa, de organizarse su mochila o su maleta…

La responsabilidad como valor social está ligada al compromiso. La responsabilidad garantiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos y genera confianza y tranquilidad entre las personas. Toda responsabilidad está estrechamente unida a la obligación y al deber. Ambos conceptos constituyen la materia prima de la responsabilidad.

Por medio de juegos o de actividades en grupos, es más fácil y más ameno, enseñar el sentido de la responsabilidad a los niños y estarán más dispuestos a entender sus ‘deberes y obligaciones’.

Muy importante tener en cuenta:

1. Cada vez que asignes una tarea a tu hijo/a y acepte el cumplimiento de la misma, es preciso que acepte cumplir también con la palabra dada.

2. Si te equivocas, acepta tus errores con humildad e invita a tu hijo a hacer lo que deba para volver a la senda correcta.

3. Enséñale el valor del autocompromiso. Es determinante en una persona responsable, ya que siempre se debe tener presente que se debe cumplir con las demás personas, sin olvidar que con la primera persona que se tiene un deber es con uno mismo.

1. El primer consejo que se debe tener en cuenta para enseñar la responsabilidad en los niños es el ejemplo que los padres les den, es decir, los buenos hábitos comienzan en el propio hogar de cada uno de los niños, los padres deben cumplir lo que le dicen a sus hijos y lo deben hacer a tiempo.

2. Promover la responsabilidad en los niños se trata de colocar tareas y asignarles un tiempo en el que deben cumplir con ellas. Cuando el niño no pueda cumplir, en lugar de castigarlo, puedes dar claves y sugernecias acerca de la manera como hubiese podido realizarlo a tiempo.

Fomenta la responsabilidad enseñandole los beneficios que se obtienen por medio de ella.

3. Mostrarles la importancia que tiene el lograr ser personas responsables y las desventajas que tienen aquellas personas que son irresponsables, y desde luego las consecuencias que conlleva la irresponsabilidad de las personas.

4. No hacerles las tareas que a ellos les corresponde. No se trata de no ayudarles, es todo lo contrario, se debe indicarles cómo pueden realizar cada una de ellas, pero ellos son los que las deben realizar, sólo con las indicaciones dadas.

5. Empieza con tareas sencillas y poco a poco ir incrementálas con el fin de que ellos se vayan acostumbrando ser responsables paulatinamente y no lo miren como algo inalcanzable.

Dales confianza

6. Darles confianza. Los niños necesitan confianza, es importante que no piensen que una tarea absolutamente imposible de cumplir, si se les da confianza ellos responderan mucho mejor a lo que se les ha pedido.

7. Facilitarle los medios para que puedan cumplir con las tareas asignadas y de esta forma vayan cultivando la responsabilidad como uno de los valores de sus vidas, en la medida en que el niño va creciendo también deberán crecer sus responsabilidades.

8. Enséñales a organizar su tiempo para que puedan cumplir con todos los compromisos tanto escolares como en el hogar pero también para que tengan espacio y tiempo para jugar y divertirse.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla