Cómo disfrutar diciembre y no colapsar en el intento !!!



Diciembre es un mes lleno de eventos, compromisos sociales y mucha exigencia académica para los niños y jóvenes que tienen exámenes semestrales o finales. Si a este escenario le sumamos el frío, la congestión vehicular y las compras de fin de año, es muy fácil colapsar y lo que es peor, transmitírselo a toda la familia. Por esta razón es importante conectarse con los valores profundos de cada fecha y con el modo cómo queremos vivir este fin de año.

Partamos este mes pensando: “Tengo dos opciones: me hago cargo de todo lo que se viene y lo disfruto, o bien, soy una víctima de diciembre, me estreso, colapso a mi familia, ando irritable y con ganas que llegue el bendito y preciado enero”. Enfrentar el último mes del año de una manera sana y positiva, es una cuestión de actitud. Hagámonos cargo de elegir la manera en que quiero vivir y enfrentar este mes, a modo personal y familiar.

Diciembre es un mes que la mayoría de los niños esperan con ansias. Es un mes donde se celebran muchos cumpleaños, donde POR FIN salen del colegio y para qué decir: llega la Navidad. Los niños más pequeños están desde agosto pensando en esta fecha.

Nosotros como adultos, podemos sintonizar con lo que esta etapa significa para nuestros niños y comportarnos de acuerdo a esto. ¡Incentivemos y protejamos este periodo de la infancia!

No nos dejemos sucumbir por el cansancio, los tacos, los compromisos. Somos un gran modelo a seguir para nuestros niños. Estemos atentos y conscientes de los comentarios que hacemos y de cómo decimos lo que decimos frente a ellos. Por muy cansados que estemos, mantengamos firmes nuestros valores, afectos y cordialidad. Con esto último me refiero a que por más cansados y apurados que estemos, no extingamos los “gracias”, “por favor” y ceder el paso, entre otros gestos de cordialidad. Somos en todo momento un modelo a seguir. Estemos conscientes de esto.

Por ejemplo, cuando vayamos con nuestros niños a la representación de fin de año del colegio, no vayamos reclamando delante de ellos, por la congestión que hay, “la gente no sabe manejar”, “hoy no he parado en todo el día”, “estoy agotado y tengo que ir a comprar los regalos de Pedrito”. Todos estos comentarios comienzan a estresar a los niños, que absorben sentimientos desagradables y aprenden un patrón de comportamiento que posteriormente replicarán. Podemos enfrentar la misma situación, de una manera radicalmente distinta: salir con el mayor tiempo posible, llevar alguna colación en el auto para el hambre y la sed, ir conversando con los niños de lo importante que es el fin de año y lo orgullosos que nos sentimos. Esta, a diferencia de la actitud anterior, genera mayor sintonía con los niños, favorece el vínculo padres-hijo y les otorga un modelo de vida a nuestros niños.

Para Disfrutar Diciembre

Tomar conciencia y aceptar que efectivamente es un mes con muchos eventos y en la mayoría de los casos, con mucho cansancio. Por ende, adoptar un plan de cómo quiero enfrentar este mes. Por ejemplo: “Quiero disfrutar este mes, estar tranquila/o, planificar todo lo posible con tiempo”.

Organizarme y conocer las actividades con anticipación. Esto evita estar corriendo a última hora, lo cual cansa, estresa de sobremanera y genera un mal humor que se contagia al resto de la familia. Es bueno estar comunicados con los demás apoderados de los cursos de nuestros hijos, tener agendados todos los eventos de los niños y de los adultos de la casa y con anticipación preocuparse de lo que se necesite para éstos. Esto permite mayor control sobre la situación y por ende la posibilidad de estar más tranquila/o a fin de año.

Al terminar el colegio, los niños están más descansados y con tiempo libre y esto también influye directamente en los adultos de la casa. Ya no tenemos que preocuparnos ni acompañarlos para que hagan sus tareas o estudien. Hay más tiempo libre. Aprovechemos y ocupemos esto para favorecer el deporte (bicicleta, natación, tenis, football), el contacto con la naturaleza (trekking, paseos a la playa o al campo, escalar), la sociabilización (que compartan tiempo con sus hermanos, primos, vecinos, amigos del colegio). Que ocupen el tiempo libre para desarrollar algún talento (pintura, algún instrumento, cocinar), incentivarlos a que aprendan algo nuevo.

Aprovechar este mes como una gran instancia para evaluar el año y realizar proyecciones para el próximo 2015. Es un momento para conectarse con logros, aprendizajes. No pasemos este aspecto por alto, por estar apurados corriendo para alguna parte. Preguntas tales cómo: “¿Qué fue lo mejor de este año?” “¿Qué fue lo más difícil?”, “¿Qué aprendí de mi mismo y de los demás?”, “¿Cuáles serán mis objetivos para el próximo año y qué haré para lograrlos?”, “En qué aporté este año a los demás?” “¿En qué quiero aportar el 2015?”.

Es un mes para estar más conectados como familia. Hay más tiempo para comer y conversar en la sobremesa, salir a caminar, a andar en bicicleta, acompañar a los niños a las plazas.

Tengamos distintos roles: uno podrá ser el encargado de ir a dejar a algunos niños a X evento, otro podrá ir a buscarlos. Que alguien se encargue de comprar algunos regalos, otro de otros y los más chicos de la casa, de envolverlos.

Si nos conectamos con los valores que tiene este mes para los niños y las personas en general, verás que es un mes de celebraciones…¡celebremos diciembre! ¡Disfrutémoslo!

Daniela-Vieira

Daniela Vieira Papapietro

Psicóloga y Coach Estratégico. Además de su trabajo clínico, es relatora de los Cursos de Orientación Familiar de Fundación Hacer Familia.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


hacerfamilia.net

La Fundación para la Educación y Orientación Familiar Hacer Familia fue fundada en 1981 como una entidad sin fines de lucro, por un grupo de profesionales y padres de familia vivamente motivados por la grandeza de la vida familiar.

Su principal objetivo ha sido reafirmar a los padres como primeros educadores de sus hijos y trasmitir a la sociedad los valores que se cultivan en la familia y que influyen positivamente en el desarrollo de la historia.

Con este objetivo, Hacer Familia dicta charlas y cursos a padres y educadores, publica desde 1994 la Revista Hacer Familia, edita libros sobre educación y formación y mantiene el portal www.hacerfamilia.net desde el año 2000.

Fundación Hacer Familia
Estoril 670, Las Condes.
Santiago, Chile

Teléfonos:
(56-2)2 828 8200
(56-2)2 828 8210