Los colores de las velas de adviento y su significado

Hacer y decorar en familia tu propia corona de adviento puede ser una actividad muy divertida para tus hijos.



Adviento, que se origina del latín, significa “venida”. Lo componen cuatro semanas de preparación previas a la Navidad, que nos exhortan a hacer un análisis interior, a meditar acerca de nuestra conexión espiritual, de reflexión y de perdón. Su duración puede variar de 21 a 28 días, celebrándose durante cuatro domingos, los más próximos a la Navidad.

Es una tradición colocar coronas de ramas, con 4 velas, una por cada domingo, en las iglesias y en muchos hogares.

Las cuatro velas se disponen alrededor de la corona y significan la luz que disipa las tinieblas del pecado. Hay quienes utilizan tres de color morado, una rosa y una vela blanca al centro, como la luz de Jesús que, al nacer, ilumina la vida del hombre. La luz de las velas también indica el camino, aleja el miedo y favorece la comunión. La luz que brilla es un símbolo de Cristo, luz del mundo.

Cada una de las velas tiene un significado por su color, además de llevar consigo una virtud a mejorar durante esa semana; pueden significar también lo que hay que recordar, y se enciende de una en una cada domingo de Adviento, hasta llegar la Navidad.

Morada, primer domingo

Nos recuerda que es tiempo de penitencia, austeridad y conversión; de vigilancia en espera de la venida del Señor. Mejorar en el amor.

Roja, segundo domingo

Es la alegría de la venida de Cristo. La conversión. Mejorar en la paz.

Rosa, tercer domingo

Representa el gozo. El testimonio de María, la Madre de Cristo, que vive sirviendo y ayudando al prójimo. Mejorar en la tolerancia.

Blanca, cuarto domingo

Significa la alegría de la llegada de Cristo. Presencia, cercanía. El anuncio del nacimiento de Jesús hecho a José y María. Mejorar en la fe.

El círculo de la corona recuerda la eternidad de Dios, la perfección y la participación. El color verde alude a la esperanza de vida. Su contenido vegetal o mineral simboliza la consagración. Es simbolismo de expresión, de elevación, de poder y dignidad, de atributo y de vírgenes y reyes. Es el signo de la esperanza, y que Dios con su luz triunfa sobre las tinieblas y la muerte.

El Adviento inicia los últimos días de noviembre o los primeros de diciembre, según, en el calendario, sea el primer domingo de los cuatro antes de la Navidad. Encender cada domingo una de las cuatro velas, hasta prenderlas en su totalidad, muestra el gradual ascenso hacia la plenitud de la luz en Navidad.

Si en algún lugar incluyen una vela más grande, llamada Cirio de Nochebuena, es porque representa a Jesús recién nacido.

Hacer y decorar en familia tu propia corona de adviento puede ser una actividad muy divertida para tus hijos.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla