7 Tips para no pelear con tu pareja



Las peleas dentro de una pareja son perfectamente normales, incluso sanas. Habrá cosas que no nos gusten y tenemos que platicarlas con la persona con la que estamos compartiendo nuestra vida, pero hay rachas en las que lo único que hacemos es pelear.

Recuerda lo que importa. No olvides el amor que se tienen y que están juntos por algo. Una actitud madura y tranquila puede hacer la diferencia entre una relación saludable y otra que no lo es.

Para salir de esta situación y evitar las discusiones inútiles con tu pareja te compartimos los siguientes tips:

1. Olvídate del pasado

Nada peor para ponernos de malas que discutir de discusiones pasadas. Si hizo algo y ya lo perdonaste, ¡no lo menciones! No podemos reclamarles toda la vida por los errores cometidos, las peleas deben ser por cosas presentes, situaciones que se dan en el momento.

2. No dejes discusiones abiertas

Para evitar que el pasado regrese en cada nueva discusión es importante que los pleitos tengan un cierre, que ambos se queden a gusto con la respuesta del otro. Termina las peleas cuando debas terminarlas, cierra el ciclo y luego déjala en el pasado.

Cada pelea es diferente, no tienes que cerrarla en el mismo momento, puedes retomarlo una semana después o un mes después, dependiendo de la gravedad de la situación y de lo que te haya afectado.

3. Aceptación

Estar con una persona implica aceptarla como es, con sus defectos y sus cualidades. Empezar una relación esperando que la persona cambie es la mejor receta para el fracaso. Cuando estamos con alguien debemos aceptar que esa persona tiene defectos y que cometerá errores de la misma manera en que nosotras tenemos defectos y cometemos errores.

Las peleas son, por lo general, basadas en desacuerdos sobre ciertos aspectos de la vida y resaltan los defectos del otro. Una cosa es pelear por la decisión que tu pareja tomó y otra muy diferente es pelear porque ES de cierta manera. Si tu enojo es por algo que él ES, reflexiona seriamente sobre si él, es la persona indicada para ti.

4. Identifica el origen

Después de explotar y volverte loca y gritarle hasta de lo que se va a morir, has una pausa e identifica la verdadera razón de tu enojo. El fondo del asunto, la base sobre la que se cimenta tu molestia. Esto te ayudará mucho a resolver el conflicto y poder cerrar el ciclo.

5. Hazte responsable

Todas las peleas tienen 2 lados. Si ya identificaste el origen de tu enojo podrás ver qué parte de esta discusión es tuya y asimilarla. Debemos hacernos cargo de la responsabilidad que tenemos dentro de cada pelea para que ésta sea una discusión sana que lleva a una mejor relación de pareja.

6. No duerman enojados

Resuelve los problemas. Irse a dormir enojados es de las peores cosas que pueden hacer. Al día siguiente el resentimiento será mayor, mejor hablen sobre ello que los molesto.

7. Dile adiós a los peros y a las Repeticiones

Dile adiós a los peros. “Pero si hicieras esto… pero si dijeras aquello”, esa palabra alarga las peleas por horas y días, evítala.

No peleen por lo mismo. Los conflictos son algo normal, ¿pero siempre pelean por lo mismo? ¿Todos los días? Entonces deberían hablar sobre ese tema en específico, entender por qué les sigue causando problemas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla