La cena perfecta para adelgazar

Todas conocemos el afamado dicho:



Muy lindas las metáforas, pero, ¿en qué consiste más concretamente la parte de “cenar como un mendigo”? Pues, hoy te lo explicaremos y te mostraremos cuál es la cena perfecta para adelgazar.

Proteínas magras

El consumo de proteínas es imprescindible para adelgazar. Esto se debe a que estos nutrientes prolongan la sensación de saciedad. Además, al organismo le lleva más tiempo digerir alimentos ricos en proteínas; esto hace que su asimilación lleve más tiempo y queme más calorías.

Sugerencias

– 150 gramos de salmón atlántico, sazonado con yogur griego, jugo de limón y eneldo.

– 100 gramos de kebabs de pollo, condimentado con yogur griego, ajo y pulpa de limón.

– 150 gramos de langostinos saltados en ajo y aceite de sésamo.

Vegetales sin almidón

Los vegetales sin almidón constituyen una excelente alternativa para la cena. Estos sacian el apetito con facilidad, aportan grandes cantidades de fibra y de nutrientes esenciales, y facilitan la digestión.

Sugerencias

– 10 espárragos condimentados con una cucharita de mayonesa y mostaza dijon.

– 2 tazas de judías verdes (chauchas) sazonadas con aceite de oliva extra virgen y cebolla pequeña.

– 2 tazas de calabacín con pesto.

– 2 tazas de lechuga con aceite de oliva, jugo de limón, sal y hierbas frescas.

Carbohidratos complejos

No todos los carbohidratos representan obstáculos para bajar de peso. De hecho, los carbohidratos complejos contribuyen a este propósito. Ellos sacian el apetito por más tiempo y proporcionan muchísima energía.

Sugerencias

1/3 taza de quinoa cocida.

1/3 taza de arroz integral.

1/2 taza de frijoles negros o lentejas.

Grasas saludables

Pues, sí: para bajar de peso debes consumir grasas –pero, solo de las saludables–. Y es que un toque de esta variedad de nutrientes le agregará sabor a tu comida y te ayudará a espantar el apetito por más tiempo.

Sugerencias

1/4 de aguacate (palta).

1 o 2 cucharadas de aceite de coco, sésamo u oliva extra virgen.

No necesitas cargar a tu cuerpo de calorías vacías y grasas trans para que tu cena sea sabrosa. Tampoco tienes que pasar hambre para adelgazar. ¡Alcanzar un peso más saludable no tiene por qué ser un martirio! Así que nutre tu cuerpo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla