Niños introvertidos.

Es fundamental que los padres sepan diferenciar entre timidez e introversión porque no son lo mismo.



La principal diferencia entre la timidez y la introversión es que cuando una persona es tímida tiene miedo e incluso temor al contacto social y por este motivo lo rehúye y prefiere pasar el tiempo a solas, pero realmente está sufriendo por dentro porque su deseo es estar con más personas y su sueño ser más extrovertido.

En cambio las personas introvertidas tienen pocas relaciones personales pero por una decisión propia y personal, es decir, son ellos quienes eligen tener pocas relaciones personales. Pero las personas introvertidas sacan algo en positivo de su forma de ser y es que al tener muy pocas amistades aprenden a ser selectivos y pueden disfrutar de unas buenas relaciones personales que aunque no sean numerosas serán satisfactorias.

Pocas amistades, pero verdaderas

Con los niños pasa exactamente igual; un niño tímido tendrá pocas amistades por miedo al contacto con los demás normalmente a causa de inseguridades, temores o baja autoestima. En cambio un niño introvertido tendrá pocas amistades porque es un niño selectivo pero se siente bien de esta manera.

Después de explicar estas diferencias, es adecuado explicar cuáles son las características comunes de los niños introvertidos, pero cabe remarcar que aunque existan similitudes de personalidad cada niño es un mundo y dos niños que sean introvertidos pueden ser dos personas totalmente diferentes entre ellas.

  • Tendrá una personalidad fuerte y bien establecida.
  • Sabrá escuchar al otro y tener empatía en cuanto a sus emociones. Aunque habla poco lo que dice lo dice después de haber reflexionado.
  • Son niños tranquilos que reflexionan y piensan las cosas dos veces antes de decirlas.
  • Son niños observadores.
  • La creatividad y la imaginación se le da bien.
  • Tendrá pocos amigos pero serán buenos y duraderos.
  • Le gusta realizar actividades por su cuenta o con pocas personas.
  • Le cuesta compartir sus sentimientos y expresarse emocionalmente.
  • Los errores le afectan y debe aprender a considerarlos como oportunidades de mejora.

La introversión no es algo malo

Si un niño es introvertido los padres deben saber que no es algo malo, simplemente es parte de su personalidad y habrá que respetar sus decisiones y su necesidad de espacio personal. Para ello los padres tendrán que entender el niño si quiere pasar tiempo solo o si le cuesta transmitir sus emociones no significa que esté deprimido o que le pase algo malo emocionalmente, simplemente es que se encuentra más cómodo así y hay que respetar su decisión de salir poco, tener pocos amigos o de pasar tiempo a solas haciendo actividades que le gustan como leer o escribir.

Los padres deberán respetar también el ritmo del niño para acercarse a los demás ya que normalmente necesitan primero observar y empezar una relación poco a poco. Además resultará fundamental que los padres tengan en cuenta los siguientes aspectos:

Facilitar a un niño situaciones de relación no significa presionarle.

No hay que criticarle por tener pocos amigos o por salir poco, es una decisión que se debe respetar.

En conclusión cabe destacar que un niño introvertido es un niño emocionalmente estable que simplemente prefiere pasar más tiempo a solas y seleccionar a sus amistades más cercanas.

Fuente: www.todopapas.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla