¿Porqué no puedes comunicarte positivamente?



Para conseguir una comunicación positiva es necesario que nos examinemos y detectemos las características personales que nos impide lograrlo como son:

Falta de habilidad para expresar sentimientos
Ya sea por no saber o no querer hacerlo, por pensar que eso me hace vulnerable ante los otros. La familia debe ser la primera y más importante escuela de expresión de sentimientos. La comunicación familiar es de corazón a corazón. Comprender que los otros no adivinan lo que yo siento, soy yo el que tengo la obligación de decirlo.

No sentirse bien consigo mismo
Por falta de conocimiento, aceptación o comprensión de sí mismo.

Sentimiento de inseguridad
No confío en mi mismo y me cuesta hablar por timidez o por el qué dirán o que pensaran de mí si lo digo.

Falta de autocontrol emocional
Dejo que las emociones me dominen perdiendo el objetivo de mi comunicación o comienzo a lastimar, herir o dañar. Las palabras dichas dejan heridas bien difíciles de cicatrizar.

Falta de conocimiento y destreza para la buena comunicación
Desconocimiento del proceso de comunicarse, características, barreras y sus elementos.

No saber perdonar y perdonarse si no perdonamos nos convertiremos en una persona rencorosa que lo que busca es vengarse o dañar a la hora de comunicar. Necesitamos ser humildes para reconocer que actuamos mal para pedir perdón, ser responsables de nuestras acciones y decisiones.

No escuchar con atención
El saber escuchar es un elemento indispensable en la comunicación, cómo poder entender y comprender lo que me dice el otro si no pongo mis sentidos en escucharlo. Dejar de pensar que voy a contestar y escuchar lo que él otro me quiere decir.

No ser empático
No comprender al otro, juzgar su intención y suponer lo que le pasa. No se sabe poner en los zapatos del otro. No comprende lo que esta sintiendo.

Estos son los principales obstáculos que cada uno de nosotros podemos tener y que no nos permiten comunicarnos positiva y eficazmente con los demás.

Detectemos cuál o cuáles tenemos cada uno de nosotros y trabajemos para eliminarlas para mejorar nuestras relaciones interpersonales. Recordemos que la familia es la primera escuela de comunicación y que la mejor forma de enseñar a nuestros hijos es el ejemplo. Si nos comunicamos de forma positiva, ellos también lo harán.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Marisol Gómez

hablamosonoscomunicamos@hotmail.com
Blog: marisolgomezg.wordpress.com
Facebook: www.facebook.com/pages/Hablamos-o-nos-Comunicamos

Casada desde hace 24 años, madre de dos hijos, creadora del blog: “El arte de vivir en Familia”.

Además de impartir cursos y talleres de comunicación positiva, comunicación familiar y matrimonio en diversas instituciones, es autora del libro “¿Hablamos o nos comunicamos?”.

Marisol Gómez es una profesional del asesoramiento familiar con un amplio sentido ético que apoya a los padres de familia en el desarrollo de su maravillosa tarea.

Es Licenciada en Administración y Finanzas con un Máster en Educación, con especialidad en Asesoramiento Educativo Familiar, por la Universidad Complutense de Madrid.