Convive con tus hijos, enséñales a patinar



Cuando un niño se pone patines por primera vez, comienza a construir recuerdos que durarán toda su vida: el peso de las ruedas en pies, la mezcla de emoción y miedo que produce no tener control de las piernas; la sensación de ser un gigante con esos pocos centímetros extra de separación del suelo, el vacío en el estómago al rodar y rodar.

Los sustos de las primeras caídas dan paso a la satisfacción de dominar esos zapatos con ruedas. Sin duda, patinar es una de las cosas más divertidas que se pueden hacer cuando se es niño.

Por eso, te ofrecemos algunos consejos para que ayudes a tus hijos a construir sus propias nostalgias, minimizando los posibles riesgos.

Antes de rodar

El obstáculo más grande a vencer al colocarse un par de patines es el miedo. Antes de que tu hijo los use por primera vez, debe ponerse casco, rodilleras, coderas y guantes. Esto no evitará que se caiga, pero se sentirá más seguro.
Asegúrate de que todos los elementos de seguridad sean de su talla. El casco debe calzar cómodamente. Si le queda muy apretado puede hacerle daño. Si, por el contrario, le queda muy suelto, al caer puede zafarse y no protegerlo. Las rodilleras y coderas deben mantenerse fijas y no deslizarse. El material del cual están hechos también es un tema a considerar.

Deben ser resistentes, pero también permitir que el aire circule y disminuir la transpiración. Si le aprietan mucho y puede irritarlos y generar rechazo a usarlos.

Tipos de patines

Ejes paralelos

Estos son los tradicionales de cuatro ruedas. Seguramente, los que usaste para aprender. Pueden tener zapatos integrados o contar con una base que se fija al calzado. Ofrecen mayor estabilidad, por lo que son una buena opción para principiantes.

En línea

También conocidos como rollerblades, este tipo de patines tienen tres o cuatro ruedas en línea recta. Pueden ser más difíciles de dominar que los anteriores, por lo que se recomiendan para niños grandes o que ya tengan experiencia patinando.

Beneficios de las ruedas

Activan la circulación

Fortalecen los músculos de las piernas

Desarrollan habilidades motrices y de coordinación

Contribuyen al desarrollo de la concentración

Mejoran la resistencia física

Queman calorías


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla