Es muy celoso, ¿qué hago?

¿Son los celos, sinónimo de amor?... Mucha gente tiene esta creencia equivocada.



Es cierto que cuando tenemos una buena relación con nuestra pareja, queremos mantenerla. Si pensamos que la vamos a perder, nos angustiamos; nos da miedo que esto ocurra. Pero lo que sucede con una persona celosa es que, constantemente y sin un motivo real, siente que su pareja prefiere a otras personas y que está perdiendo su amor.

Los celos están basados en situaciones ambiguas o no confirmadas, a las que se les da un significado muy personal y subjetivo. Los celos pueden tener un aspecto positivo. Cuando nuestra pareja se siente celosa de vez en cuando, nuestra autoestima puede elevarse. Nos sentimos queridos, importantes y necesitados.

Además, cuando creemos que nuestra pareja puede estar interesada en otra persona, los celos pueden ayudarnos a recapacitar sobre lo importante que es la relación para nosotros y sobre la necesidad de cuidarla y fortalecerla. Sin embargo, no es conveniente provocar celos en nuestra pareja para llamar su atención o para sentirnos bien, porque:

– Causan mucho dolor.

– Disminuye la autoestima de quien los siente, por lo que puede ser difícil recuperar su confianza.

– Lo más triste es que el miedo a perder a la pareja, que es el origen de los celos, se convierte en el resultado de los mismos.

Las diferentes manifestaciones de los celos.

Tu pareja puede estar celosa y no demostrarlo con gritos y reclamaciones abiertas.

Algunas de las conductas que pueden indicar que tu pareja está celosa son:

– Te devalúa o critica constantemente.- No confía en ti.

– Duda de lo que le dices.

– Trata de controlar tus actividades.

– Se molesta si sales solo/a o con amigos/as.

– Te critica por usar cierto tipo de ropa, que considera provocativa o que te hace ver demasiado guapo/a.

– Se enoja cuando le prestas atención, o cree que se la prestas, a cualquier persona del sexo opuesto.

– Se enoja si llegas después de la hora fijada por él o ella y te interroga para ver dónde y con quién estabas.

– Te habla constantemente al celular.

Cuando quieres hablar con tu pareja respecto a los temas anteriores, te dice que eres muy ingenuo/a y que cualquiera puede engañarte.

Estas conductas no son exclusivas de una persona celosa. Pueden ser también características de alguien muy controlador. Existen una serie de justificaciones que nuestra pareja puede utilizar para disculpar su conducta, pero que nosotros debemos ignorar:

– Tú me provocas.Podríamos arreglar las cosas si tú actuaras de una manera diferente.

– Se me va a pasar, dame un poco de tiempo.

– Lo que sucede es que te quiero demasiado.

– Eres demasiado guapo/a.

– Sí confío en ti, pero no confío en los demás.

– Si me quisieras como yo te quiero, no le darías tanta importancia a mis celos, porque los entenderías.

– No estoy celoso/a, me molesta la forma en que otras personas te tratan.

– Eres muy inocente y no te das cuenta de lo que tu conducta provoca.

¿Qué podemos hacer cuando nuestra pareja se muestra constantemente celosa?

Ante los celos, como ante cualquier problema o cambio de conducta, el primer paso es el reconocimiento y la aceptación.

La persona que tiene celos, debe aceptar que los tiene, que le es difícil controlarlos y que tiene que trabajar para aprender a manejarlos y a disminuirlos o eliminarlos. ¿Pero qué podemos hacer nosotros?, ¿Podemos ayudarla?

Hay ciertas cosas que podemos hacer, pero nosotros no podemos resolver el problema. La persona que tiene celos, es quien debe responsabilizarse y trabajar para controlarlos y casi siempre con ayuda de un terapeuta.

¿Qué hacer?

  • No trates de que reconozca que los problemas que tienen son debido a sus celos.Si se siente atacado/a, va a tratar de defenderse atacándote y van a acabar discutiendo por mil y un motivos, sin llegar a ningún lado.
  • No trates de aclarar las cosas cuando está muy enojado/a.
  • Espera a que se tranquilice.
  • Pregúntale por qué no puede confiar en ti.
  • Qué pruebas reales, confirmadas por él (o ella), tiene de que lo has engañado.
  • Explícale cómo te sientes cada vez que te acusa sin razón.
  • Exprésale tu cariño de una manera clara y abierta, pero no cuando discuten por motivo de sus celos.
  • No le digas mentiras, para evitar que se ponga celoso/a, cuando no has hecho nada malo.
  • Analicen si lo que siente es exclusivamente debido a sus celos o si existe algún otro motivo que está siendo canalizado a través de los mismos.

Entiende sus sentimientos pero establece límites:

– No permitas que controle tu vida. No te vuelvas codependiente.

– No pidas lo que tu pareja no puede dar, ni ofrezcas lo que no puedes o no quieres cumplir.

Ten paciencia, los celos son difíciles de controlar y se necesita tiempo para lograrlo.

Fuente: www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla