Lo que debes saber de un Sérum



Cuando hablamos de los cuidados de la piel de la cara creo que es importante mencionar los sérums por sus muchos beneficios y el poder que tiene para tratar imperfecciones o solo para que nuestra piel luzca más hidratada o luminosa.

Yo sinceramente no tiene mucho que comencé a escuchar de estos y al conocer las aportaciones que tiene ¡quede maravillada!

Un sérum o suero es un producto que se absorbe rápido, no graso y con una alta concentración de activos. Tiene una textura ligera y libre de aceites para que pueda actuar en las capas más profundas de la piel.

Ya que sus activos se encuentran en muy altas concentraciones y por su gran capacidad de penetración los resultados son visibles en muy poco tiempo.

No podemos comparar un sérum con una crema debido a que sus funciones son diferentes. Una crema hidrata y protege la piel de las agresiones externas, por eso es recomendable aplicar el sérum y después una crema hidratante.

Entre los 25 y 30 años la piel comienza a mostrar los signos de la edad (aun si estos no se han manifestado) es cuando podemos empezar a utilizarlos.

Actualmente en el mercado podemos encontrar sérums para todo tipo de piel o imperfecciones. Despigmentantes para las manchas, Regeneradores, Reafirmantes, etc., y los más conocidos: Anti-envejecimiento que combaten los signos de la edad.

Debe aplicarse después de la limpieza facial, por lo general con 2 gotitas basta para esparcirlo por tu cara y escote. Por la mañana y por la noches o solo por las noches (esto depende del sérum que vayas a utilizar). Después aplica tu crema hidratante.

Hace algunos años solo encontrábamos sérums a un alto costo, sin embargo al día de hoy los hay para todo tipo de bolsillos.

Recuerda acudir con un especialista para que te recomiende el adecuado a tu piel (si necesitas hidratación, quitar una que otra manchita o solo luminosidad) y sea de lo más eficaz para tu cara.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla