Aceites saludables

La elección del aceite para elaborar nuestros alimentos es fundamental para la salud, ya que representan las grasas que pueden fortalecernos y alejar enfermedades, así como generarlas cuando el tipo y la calidad no son los adecuados.



A la hora de escuchar hablar de aceites comestibles de inmediato pensamos en que son malos por la cantidad de ácidos grasos saturados, que hacen elevar nuestro colesterol, aumento de peso, enfermedades cardiovasculares, entre otras cosas; si efectivamente muchos aceites no son buenos para nuestra salud.

Pero existen algunos que podemos utilizar tanto para cocinar, como para darle sabor a nuestros alimentos, aquí te menciono los más saludables.

Aceite de Aguacate

El aceite de aguacate se extrae de la pulpa del aguacate. Puede utilizarse tanto para cocinar como para producir cosméticos.
Es tan nutritivo como el aceite de oliva y posee copiosas cantidades de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.

El aceite de aguacate tiene la propiedad de controlar el colesterol en la sangre.

El aceite de aguacate fortalece y evita los daños a las arterias.

Se han desarrollado estudios que indican que el aceite de aguacate puede prevenir el cáncer.

En la piel, el aceite de aguacate ayuda a sanar las heridas con rapidez y a mejorar la apariencia de la piel, manteniéndola humectada.

El aceite de aguacate también sirve para humectar el cabello.

Además el aceite de aguacate es una excelente fuente de antioxidantes.

Aceite de Canola

Existe un gran debate en cuanto a los beneficios o el daño que el aceite de canola puede producir en el cuerpo humano. Se han presentado distintos casos de intoxicación y desarrollo de diversas enfermedades tras el consumo de aceite de canola. También han surgido preocupaciones debido a que la colza para producir el aceite de canola es esencialmente modificada de manera genética. Por estas razones, siempre se debe elegir un aceite de canola con certificación orgánica.

El aceite de canola contiene tan sólo 7% de grasas saturadas, uno de los valores más bajos entre los aceites vegetales.

Además, el aceite de canola posee altos contenidos de grasas monoinsaturadas que ayudan a reducir los niveles de colesterol.

El aceite de canola puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer diabetes e hipertensión.

El aceite de canola también previene los infartos puesto que evita que se formen coágulos de sangre en el cuerpo.

Aceite de Linaza

Muchas personas que conocen las propiedades de los ácidos grasos omega 3 recurren principalmente a las cápsulas de aceite de pescado para agregar todo el valor nutritivo que estos ácidos grasos poseen. Sin embargo, se sorprenderian de lo que el aceite de linaza puede hacer para sus necesidades.

El aceite de linaza tiene un gran contenido de ácidos grasos omega 3 y omega 6.

El aceite de linaza también contiene ácido alfa-linolénico el cual el cuerpo convierte en ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenoico, estos dos presentes en el aceite de pescado.

El aceite de linaza ayuda reducir los procesos inflamatorios.

El aceite de lino puede disminuir los niveles de colesterol e hipertensión.

Aceite de Uva

Se ha observado que el aceite de uva puede evitar el crecimiento de células cancerígenas en ciertas partes del cuerpo, especialmente en los senos, el colon, el estómago, la próstata y los pulmones. Además, durante un tratamiento de quimioterapia, el aceite proveniente de las semillas de la uva puede disminuir el daño que sufren las células debido a los agresivos compuestos químicos. Son las destacables propiedades antioxidantes de la uva las que hacen que el aceite tenga tales beneficios en la lucha contra el cáncer.

Entre las propiedades del aceite de uva se encuentran los ácidos grasos esenciales y la vitamina E.

También contiene antioxidantes flavonoides y polifenoles.
Uno de los compuestos principales de las semillas de la uva es el ácido linoleico, un ácido graso poliinsaturado benéfico para las personas con diabetes.

El aceite de uva tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ser útiles para contrarrestar los malestares de la artritis.

El aceite de uva también provee beneficios para las personas con asma, reacciones alérgicas, acné y problemas cutáneos.

Aceite de Girasol

El aceite de girasol tiene aplicaciones en la industria de los cosméticos, en la industria de la alimentación y también es muy popular entre las personas que investigan los efectos que los aceites tienen en la salud, ya que el aceite de girasol es un tipo de aceite vegetal saludable.

El aceite de girasol es una buena fuente de vitamina E.

El aceite de girasol sólo contiene pequeñas cantidades de grasas saturadas.

El aceite de girasol puede servir como un humectante y emoliente, especialmente útil en la industria cosmética.

Los ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en abundantes cantidades en el aceite de girasol, benefician a la salud del corazón.

Como ves, el aceite no tiene porqué ser sinónimo de enfermedad, sino de una opción para alimentarte sanamente, te invito a que pruebes alguno eso sí siempre procura que sea lo más orgánico y obviamente menos procesado posible.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla