¡Dile adiós a la papada!

Sabemos que eliminar la papada es difícil y que son muchas las mujeres que recurren a la cirugía estética, pero te aseguramos que mediante unas pautas sencillas, podemos reducir esa papada. ¡Te lo enseñamos!



A partir de los 30 años, los músculos de la mandíbula empiezan a perder tensión, favoreciendo el desarrollo de la papada o doble mentón y la pérdida de definición del óvalo facial.

La obesidad o sobrepeso son algunos de los factores predominantes para la formación de papada desde muy temprana edad. También influyen la genética y la forma del rostro.

Así como la piel del rostro requiere hidratación, también lo necesita la del cuello, por eso es necesario que le apliques un poco de la loción o crema hidratante. También es importante que limpies la zona del cuello como si te desmaquillaras. Se recomienda una crema de noche especial, con efecto lifting y con las yemas de los dedos masajea la zona de la papada y todo el contorno de tu rostro, para activar la circulación y disolver los depósitos de grasa que puedan haber en el área.

Un ejercicio muy adecuado es el de las vocales. Es muy divertido, verás, vamos a pronunciar abriendo mucho la boca y de forma expresiva todas las vocales. No hace falta que lo hagas en voz alta, solo forma la palabra en tu boca y repítelo 10 veces. Es perfecto para mover los músculos del cuello.

Hacer una sonrisa invertida intentando tensar al máximo los músculos del cuello, y repetirlo unas 10 veces.

Duerme con almohada delgada. Las almohadas altas son las enemigas de quienes duermen en pareja. En primer lugar, te hacen roncar y, en segundo, van estirando tu piel de tal manera que pueden generar la papada.

La goma de mascar es un ejercicio ideal para reafirmar los músculos del rostro, cuello y eliminar la papada. El truco es utilizar una buena cantidad y hacerlo en forma exagerada.

La acumulación de grasa en el cuello puede deberse a una mala alimentación y a la retención de líquidos. Excluye de tu dieta las grasas saturadas, azúcares refinados y bebe como mínimo, litro y medio de agua.

Esperamos te funcionen estos consejos y le digas ¡ADIOS A LA PAPADA!


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla