Gel de Aloe Vera

El gel de aloe vera o sábila es uno de los mejores remedios de la naturaleza.



La elaboración de un gel con aloe vera es muy sencillo de realizar, te será de gran utilidad para hidratar, estimular y mejorar la piel, así como para limpiar heridas, acelerar la cicatrización, tratar quemaduras, escemas, psoriasis, acné, herpes, etc.

El gel de aloe vera se incluye en muchos tratamientos cosméticos de la piel por sus efectos beneficiosos sobre el aspecto de la piel. Estimula la producción de colágeno y elastina, que ayuda a prevenir el envejecimiento de la piel. También funciona como un poderoso humectante, ayudando a eliminar las células muertas de la piel y aumentar la capacidad de la piel para absorber sustancias beneficiosas. El gel también se conoce para disminuir la hiper-pigmentación, lo que reduce la apariencia de manchas oscuras en la cara.

A continuación te diré como preparar este gel de aloe vera.

Ingredientes

Hoja de Aloe Vera

Tarro de vidrio esterilizado y limpio

Opcional: 500 mg de vitamina C en polvo o 400 UI de vitamina E (por cada ¼ taza de gel)

Procedimiento

Como el gel de aloe vera es perecedero, lo mejor es no hacer una gran cantidad, salvo que tengas pensado regalarlo. Cortar solo 1 o 2 hojas, sobre todo si son grandes, será suficiente para hacer ½ a 1 taza de gel.

Con un pelador de vegetales, pela la cáscara verde de las hojas. Asegúrate de traspasar la capa blanca interior que está encima del gel. Pela toda la cáscara de cada lado de la hoja, lo cual te dejará con una mitad en forma de canoa llena de gel.

Saca el gel con una cuchara. El gel transparente y suave es fácil de sacar con una cuchara.

Si tienes mucho gel y quieres conservarlo 1 o 2 meses, agrega 500 mg de vitamina C en polvo o 400 UI de vitamina E por cada ¼ taza de gel que tengas. Pon los ingredientes en una licuadora y licúalos bien. El gel primero se verá espumoso.

Pon el gel en un tarro de vidrio esterilizado y limpio. Si usaste el preservante, el gel se conservará por varios meses en el refrigerador. Sin él, se conservará 1 o 2 semanas.

En caso de aplicarlo para embellecer la piel, sirve con extenderlo sobre la zona deseada un par de veces por semana -mejor después del baño-.

Si es para tratar un problema tipo acné, psoriasis, escemas, herpes, utilice el gel sobre la parte afectada un par de veces al día -por la mañana y por la noche-.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla