¿Te bronceaste de mas?… Tips para aminorar el ardor

Las quemaduras de sol son perjudiciales y pueden provocarnos mucho dolor.



Seguro has experimentado los efectos de las quemaduras solares. Ya sea en nuestras vacaciones o a diario por caminar en la ciudad, y más en esta temporada primaveral en que la radiación solar es especialmente intensa.

A pesar de que la prevención es lo más recomendable, no nos sirve de nada cuando las quemaduras ya se presentaron; si tu piel se pone rojiza por la exposición al sol y se siente realmente irritada, prueba con esos sencillos tratamientos que te ayudaran a obtener algo de alivio en la comodidad de tu hogar y con ingredientes que, estoy segura, tienes en tu alacena.

Ten en cuenta que estos remedios no pueden revertir todo el daño causado por la exposición sin protección a los rayos del sol.

Utiliza una mascarilla a base de papa

La papa –patata- es conocida en todo el mundo como un calmante maravilloso para el dolor. Toma dos papas lavadas, córtalas en trozos pequeños y colócalas en una licuadora o procesador de alimentos. Licúalas hasta que las papas estén en forma líquida. Debes añadir agua si la mascarilla luce demasiado seca. Aplícala en las áreas quemadas, espera hasta que se haya secado y luego toma una ducha fría.

Otro método consiste en colocar el puré de papas en una gasa limpia y aplicarlo sobre las quemaduras. Cambia el vendaje cada 1 hora y continúa aplicándolo varias veces al día, hasta que se alivie el dolor.

Cubos congelados de Aloe

Realiza tus propios cubos congelados de aloe vera. Compra una botella de aloe en el supermercado o extrae por tu cuenta el gel de la planta, procede a ponerlo en un molde en el refrigerador y una vez congelados utilízalos sobre tu piel y disfruta del alivio.

Aplica una compresa fría

Este remedio consiste en sumergir una toalla pequeña en agua fría y aplicarla directamente en las áreas quemadas durante varios minutos, remojando la toalla nuevamente cada unos segundos. Tenga presente que no se debe aplicar hielo o una bolsa de hielo sobre la piel quemada por el sol. Aplique esta compresa varias veces durante el día, según sea necesario para aliviar el malestar. También puede agregarle al agua un ingrediente calmante, como el bicarbonato de sodio o harina de avena.

Yogur natural

El envase de yogur natural más frío que tengas disponible en el interior de tu refrigerador. Revisa la etiqueta para asegurarte de que el yogur contenga cultivos vivos o te sugiero el yogur griego ya que es más entero.

Esparce el yogur en tu piel con los dedos o con una cuchara. Aplica capas gruesas sobre la piel afectada de modo que el yogur cubra toda el área de la quemadura. Espera 20 minutos, mientras que el yogur suaviza la piel, se calienta y se seca.

Vuelve a aplicar otra capa de yogur si el dolor persiste. Enjuaga los restos del yogur de tu piel en la ducha. Usa agua fría para minimizar el dolor.

Tomar un baño de vinagre

Llena la bañera con agua tibia y agrega de 3 a 4 tazas de vinagre de sidra de manzana. Procede a sentarte en el baño por al menos 15 minutos de forma relajada. El vinagre es excelente para equilibrar los niveles de pH de tu piel, regresándolos a la normalidad.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla