4 Ejercicios fitness de alta intensidad, sin invertir mucho tiempo

Hacer ejercicio es el segundo propósito más común, pero si vas al gimnasio y nada te gusta, revisa estas tendencias que te motivarán.



Antes de practicar cualquier deporte o ejercicio físico determinado es bueno saber cuáles son los beneficios que nos van a aportar o si realmente se ajustan a nuestros objetivos marcados previamente.

Te presentamos tendencias de fitness que se pueden acoplar bien a tu apretada agenda y que te darán la motivación necesaria para que no claudiques en tu camino hacia la buena condición física y el bienestar físico y mental. Como con todo en la vida, el ejercicio depende de gustos y de qué te haga sentir más cómodo.

Cuerdas de batalla

Si no tienes mucho tiempo al día para ejercitarte, las cuerdas de batalla podrán ser tus aliadas. Con tan solo una sesión de unos 20 minutos de trabajo de alta intensidad, podrás trabajar bastante bien tu capacidad aeróbica.

Con el uso de las cuerdas durante una sesión de HIIT o trabajo de alta intensidad se pueden llegar a quemar entre 300 y 500 calorías en un entrenamiento de 30 minutos. Si comparamos las máquinas de gimnasio con las que quemamos más calorías, vemos que está al nivel de la bici estática.

Durante el entrenamiento con cuerdas podrás matar dos pájaros de un tiro. En el mismo momento que estás trabajando musculación de hombros, bíceps y todo el tronco, estarás haciendo un ejercicio con un gran componente cardiovascular que te ayudará a quemar la grasa de alrededor de los músculos implicados en el movimiento ondulatorio.

Zumba o FitSteps

Como toda clase de baile, el factor cardiovascular entra a escena y conseguiremos trabajar nuestra resistencia física aeróbica con ella.

Nos moveremos bastante al ritmo de la música y al de los pasos que él o la instructora nos vaya enseñando. Como reductor de grasa, la clase de Zumba es muy efectiva, dado que para que esto sea posible debemos mantener durante al menos treinta minutos nuestra frecuencia cardíaca en torno al 60 a 70% de capacidad, cosa que en Zumba lo conseguimos durante una hora entera.

Esta actividad dirigida está enfocada a todo tipo de público, ya sea femenino, masculino, joven, adulto, etc. Varios de los movimientos se van repitiendo a lo largo de algunas canciones, para hacer aún más fácil el aprendizaje de la coreografía completa.

Con este baile conseguimos una buena tonificación general de todo el cuerpo a la vez que vamos cogiendo soltura, perdiendo vergüenza y quemando grasa, como ya hemos indicado.

Tower running

Todo un deporte urbano. Esta tendencia está ganando cada vez más adeptos y consiste en subir y bajar las escaleras de los edificios más altos de tu ciudad (¡o del mundo!). En Londres, por ejemplo, se organizan carreras en edificios como la Tower 42, de más de cuatro decenas de pisos. Se están organizando carreras por toda Europa y el entusiasmo promete extenderse por el mundo entero.

Este ejercicio fortalece tus piernas y te brinda una condición de maratonista.

El gasto energético de subir escaleras es similar al de la natación. Tal como han constatado diversos estudios científicos, subir escaleras es un completo ejercicio físico, de tipo aeróbico, que tiene la particularidad de servir también como entrenamiento de fuerza.

Es intenso y potente y, además de tener beneficios cardiovasculares, fortalece los huesos, los músculos y ayuda a trabajar la flexibilidad. Subir escaleras tiene un gasto energético de 9,6 MET, la unidad de medida equivalente al índice metabólico en reposo. El índice es superior al de la mayoría de ejercicios aeróbicos, incluido correr, y es similar al de la natación. Subir escaleras es especialmente exigente para las piernas, que notarán los beneficios tan solo dos semanas después de que dejes de lado el ascensor.

Lo ideal es aclimatarse al ejercicio aumentando gradualmente el número de pisos que subimos a lo largo de varios meses. Un buen objetivo es obligarse a subir andando a cualquier sitio al que vayamos.

HIIT (High Intensity Interval Training)

Se refiere básicamente a breves e intensos periodos de trabajo cardiovascular encadenados con otros de descanso. Por ejemplo hacer saltos a una pierna de manera intensa durante 30 segundos y luego descansar 15 segundos. En general el HIIT debe mantener una relación de 2:1 entre el tiempo de trabajo y el de descanso para la gente entrenada. Si somo sujetos no entrenados la relación podría ser 1:1 e incluso 1:2. Este tipo de entrenamiento suele durar entre 15 y 25 minutos.

Se ha comprobado que hacer ejercicio HIIT cardiovascular es mucho más eficaz que pasar horas sobre la cinta del gimnasio. Se queman más calorías durante el propio ejercicio y quemarás más grasa durante todo el día a pesar de que estés sentado/a en el sofá sin hacer nada. Recuerda que con el HIIT seguirás quemando hasta 3 horas después de acabar el ejercicio.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla