Chuletas de cerdo con peras confitadas



Ingredientes

Tiempo de preparación: 25 minutos
Raciones: 4 raciones

2 Peras William, descorazonadas y cortadas en gajos gruesos

2 cucharadas de Azúcar moreno claro

4 Chuletas de Cerdo de unos 250 gramos cada una

50 gramos de Mantequilla sin sal

12 Hojas de Salvia grandes

250 mililitros de Caldo de Pollo caliente

Sal

Pimienta negra

Preparación

Restriega los gajos de pera en el azúcar y póngalos a un lado. Salpimiente las chuletas de cerdo.

Derrite la mitad de la mantequilla en un sartén, añade las hojas da salvia y cocínalas a fuego rápido durante unos 3 minutos, hasta que estén crujientes. Retíralas de la sartén con una espumadera y póngalas a un lado.

Añade las chuletas a la sartén y fríelas a fuego medio durante 3 o 4 minutos por cada cara o hasta que se doren. Retíralas de la sartén, cúbrelas holgadamente con papel aluminio y mantenlas calientes.

Derrite el resto de la mantequilla en la sartén, añade los gajos de pera y cocínalas durante 2 minutos, hasta que se doren. Sácalos de la sartén con una espumadera y ponlos aparte con las chuletas.

Vierte el caldo en la sartén y deje que hierve lentamente durante 2 o 3 minutos, o hasta que se reduzca y espese ligeramente. Sirve las chuletas y los gajos de pera con la salsa, guarnecidos con la salvia crujiente.

Beneficios

La carne es un alimento que está presente en nuestra dieta cotidiana, ya que es una de las principales fuentes de proteínas. A estos nutrientes debemos añadir las dosis de vitaminas que nos aporta la carne de cerdo. Vamos a destacar la tiamina, vitamina B6, niacina, rivoflavina y vitamina B12. Todas ellas necesarias para mantener y conseguir una correcta salud en los tejidos que componen nuestro cuerpo. A esto debemos sumar su alto contenido en minerales como el hierro, zinc, fosforo, magnesio y potasio, necesarios a la hora de mantener unos correctos biorritmos corporales.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla