¡Estoy embarazada!… Y ahora, ¿cómo se lo digo a mi jefe?

¿Cuándo decirle al jefe que estoy embarazada? ¿Cómo decir en la oficina que estoy embarazada?



A una gran cantidad de mujeres ejecutivas (en edad reproductiva) les genera ansiedad la maternidad y la posponen por largos periodos; y cuando se decide un embarazo y llega el momento de anunciarlo, muchas veces se viven instantes llenos de temores e incertidumbre. Sin embargo, es importante iniciar la maternidad de la mejor manera y convertirlo en un proceso agradable y natural.

Cómo darle la noticia al jefe del embarazo no es labor sencilla, hasta cierto punto es una situación estresante para la futura madre, pero es un paso que no se podrá evitar. Avisarle al jefe que se está embarazada está entre los primeros pasos que se deben dar para que todo llegue a buen término. El estrés del trabajo no debe ser factor de insomnio durante todo el periodo del embarazo ni después, durante la incapacidad.

Estas 6 sugerencias que puedes considerar antes de tomar la decisión de anunciar tu embarazo a tu jefe.

-Esperar el momento adecuado, cuando el jefe esté de buen humor y se muestre accesible.

-Decirle las cosas con mucha honestidad y sin rodeos.

-Muy importante manifestarle que el trabajo es de suma importancia en este momento y para el futuro.

-Aportarle soluciones con respecto a lo que se puede hacer para que el trabajo no se quede tirado y se acumule, por lo que antes de hablar con él es importante pensar en quién puede quedarse como suplente y de qué manera se podría trabajar desde casa.

-Si la relación con el jefe es muy buena y amistosa, es válido que con la invitación a un café o comida se le dé la noticia y se le comparta que el momento tenía que ser especial para avisarle.

-Se debe estar relajada y hablar con mucha seguridad y conocimiento del tema, es decir, ya se tiene que estar al tanto sobre trámites, tiempos y darle la seguridad de que todo está en orden.

Calcula los tiempos de tu embarazo e identifica los proyectos y actividades clave que ocurrirán durante tu tiempo de incapacidad por maternidad. Teniendo este panorama claro, define un plan para cubrir todas tus responsabilidades, visualizando roles y personas que pueden apoyar en la realización de tus tareas.

También es importante que desde el inicio decidas si regresarás al finalizar el periodo de incapacidad o si tomarás más tiempo para dedicarte a la maternidad, reincorporándote posteriormente al mundo laboral.

Aunque en la oficina solemos tener relaciones cercanas e, incluso, de amistad, es importante que la primera persona que se entere de tu embarazo –directamente por ti- es tu jefe. Busca un momento en donde haya privacidad y en el que, en la medida de lo posible, no existan distractores de negocio o una situación crítica.

Plantéale la buena noticia e, inmediatamente, compártele la fecha aproximada de tu incapacidad y el plan que has desarrollado para darle continuidad a tus responsabilidades.

Asimismo, hazle saber si regresarás o si te ausentarás más tiempo, para que durante los meses siguientes busquen a la persona adecuada para la posición -ya sea de manera temporal o definitiva-.

El embarazo es uno de los momentos más mágicos y especiales de una mujer, por ello es probable que en ocasiones le dediques mucho tiempo al tema. Sin embargo, es fundamental que mantengas tu profesionalismo y que sigas enfocada en tu productividad y resultados, como cotidianamente lo haces.

Equilibra tus actividades y evita distracciones; mientras estés en tu trabajo, centra tus sentidos y tu tiempo en ello.
Acércate a tus compañeras que ya son madres, para compartir experiencias y sugerencias. Ellas han recorrido el camino que estás por transitar y, sin duda, sus aportaciones pueden ser de gran ayuda.

Desde identificar las guarderías cercanas, hasta sus vivencias personales al combinar maternidad y desarrollo profesional, es información que ampliará tu panorama de opciones y decisiones.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla