La importancia de la higiene íntima en el deporte



De acuerdo con la opinión de la Doctora Susana Pilnik, médica Ginecóloga. “El 95% de las mujeres se preocupa por algún aspecto relacionado con el cuidado y la salud de su cuerpo pero solo un tercio reconoce tomar medidas de precaución contra la transpiración durante el ejercicio”.

En este contexto, el cuidado de la imagen femenina cobra mayor importancia siendo el deporte el encargado de otorgarle distensión y cuidado a su imagen.

Al igual que damos importancia al calentamiento previo, antes de iniciar una actividad deportiva –sea del tipo que sea– debemos seguir una serie de pautas básicas para cuidar la higiene corporal –y especialmente la de la zona íntima– porque la sudoración y el roce de prendas, calzado y material deportivo, pueden contribuir a la aparición de infecciones.

Es importante que la ropa transpire bien y que esté confeccionada con el material adecuado para el tipo de ejercicio que vamos a realizar –mejor materiales naturales que sintéticos– y las condiciones meteorológicas, porque no es lo mismo correr que levantar pesas, y tampoco lo es hacer ejercicio en un gimnasio, actividades acuáticas o practicarlo al aire libre.

Aunque pueda resultar obvio para la mayoría, no podemos dejar de recordar que después de realizar ejercicio físico es indispensable darse una ducha. La razón no es otra que eliminar el sudor que se produce durante dicho ejercicio para evitar así posibles infecciones y también que los poros de la piel se obstruyan, lo cual puede producir la aparición de granos.

En el caso de las personas que practican deportes acuáticos, la recomendación es que se duchen antes y después de la actividad.

En las mujeres, la sudoración en la zona púbica, así como el roce durante el ejercicio, pueden provocar irritaciones e infecciones. Para prevenirlas tan sólo es necesario seguir una serie de pautas básicas de higiene como:

-Cambia los tampones cada dos o tres horas y no los use todos los días del ciclo ni para dormir.

– Evita usar ropa demasiado ajustada en dicha zona y optar por prendas que sean lo más transpirables posible, incluyendo la ropa interior de algodón u otras fibras naturales.

-Utiliza un shampoo para la higiene íntima, que conserve un pH adecuado como MyFem, un shampoo especial que hidrata y protege la zona íntima de la mujer, probado dermatológica y ginecológicamente, que previene irritaciones y malos olores.

– Sécate con una toalla de uso personal y mantenla limpia.

-No compartas los implementos deportivos.

-No abuses de los protectores diarios. Sólo deben usarse en ocasiones especiales ya que aumentan la humedad vulvar y predisponen a infecciones.

-No permanezcas con el traje de baño húmedo en caso de realizar deportes acuáticos y lávalo al culminar la práctica deportiva, ya que la humedad predispone infecciones urinarias.

-Lávate las manos antes y después de ir al baño.

-Asiste regularmente a un chequeo médico y a los controles ginecológicos.

Tras el ejercicio, es muy importante eliminar bien los restos de cloro y de otros productos desinfectantes que puedan dañar el ph de la piel, así como utilizar cremas hidratantes que ayuden a regenerar la dermis y a mantenerla bien hidratada y protegida.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla