Limpia tu rostro de impurezas, con una mascarilla de barro

La arcilla o barro se ha usado desde tiempos antiguos con propósitos medicinales y embellecedores.



La arcilla es una sustancia eficaz en la absorción de las impurezas contenidas en los tejidos y que son captadas, neutralizadas y drenadas, mediante la eliminación de las impurezas.

Gracias a este poder de absorción, permite recoger gran cantidad de calor, atraer las toxinas acumuladas debajo la piel y logra que sea expulsada. Las mascarillas de arcilla se emplean como producto de belleza, precisamente porque limpia y absorbe la grasa de los tejidos.

Hay varios tipos de arcilla. Algunos tipos pueden ser difíciles de conseguir pero otros no. Usualmente en cosméticos se usa la arcilla verde o arcilla Francesa. Esta arcilla se puede obtener fácilmente en tiendas de alimentos naturales.

También hay arcilla o barro blanco que es mejor para las pieles secas y arcilla roja que contiene minerales buenos para la piel. Todas las arcillas tienen propiedades similares y se usan de la misma forma.

Si la arcilla se usa en pieles delicadas, sensitivas o secas puede causar irritaciones menores. En estas pieles debe tenerse cuidado de mezclarse con aceites esenciales calmantes como Neroli. La arcilla al ayudar a limpiar es muy recomendada para pieles con propensión al acné. Es importe que usemos arcilla de la mejor calidad, no se recomienda el uso de arcilla común para propósitos cosméticos.

La arcilla puede usarse para mascarillas en la cara o para tratamientos corporales. Como dijimos antes en la cara es un tratamiento de limpieza. En el cuerpo ayuda a eliminar toxinas y por lo tanto es bueno para la celulitis.

Los tratamientos corporales requieren calor, por lo que no son fáciles de hacer en la casa. Si se usan mascarillas corporales es preferible hacerse envolturas con plástico para que el calor de la piel ayude a eliminar más toxinas.

Mascarilla de barro

Pon el agua con la arcilla. Mézclala hasta formar una pasta uniforme. Deja que la mezcla repose por unos minutos. Si la mezcla es muy espesa añade agua si tiene mucha agua añade arcilla. La cantidad de mezcla depende donde se va a usar. Para la cara con una cucharada de arcilla es suficiente.

Límpiate la cara, quítate el maquillaje y asegúrate de quitarlo también de los ojos.

Aplícate la mezcla sobre cara, evitando el área alrededor de los ojos. Recuéstate y cierra los ojos.
Deja la mascarilla puesta por 15 o 20 minutos.

La mascarilla esta activa mientras esta húmeda cuando se seca deja de trabajar.

Retira la mascarilla con agua fría o al tiempo. Espera unos minutos para que la piel se recupere y aplícate un humectante.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla