Y tú, ¿Qué tan seguido besas a tu pareja?

¿Acostumbras besar y decirle a tu pareja que la amas a diario, antes de salir al trabajo?



El besar y decir que amas a tu pareja va más allá de solo una expresión de amor, puesto que trae numerosos beneficios tanto para el matrimonio como para los hijos.

La unión de pareja enfrenta siempre muchos retos: la rutina, el ser padres y seguir siendo pareja, los horarios que no coinciden, la comunicación que se enfría y la distancia que muchas veces se hace presente aun cuando se comparte la misma cama, que es una de las más tristes distancias que pueden existir.

Romper esa distancia es primordial para mantener vivo el vínculo del amor en toda pareja. Algo que no debes permitir que desaparezca y si ya desapareció, lo debes recuperar, es el poder de los besos. No esos besos de “piquito”, sino los besos que damos y recibimos cuando somos novios, los que dicen “Te extrañé”, “Deseaba verte”, “Te deseo, “Te amo”.

Un beso es capaz de hacernos saber el estado de ánimo de la persona a quien estamos besando. Nos habla también de los sentimientos que esa persona alberga hacia nosotros y puede provocar, de hecho, que se produzcan nuevos sentimientos. Un primer beso define si habrán más besos o si mejor buscamos otros labios. Los besos pueden decirnos si algo ha cambiado en la relación, si estás sano o enfermo, si ya cenaste o tuviste una tarde de amigos, si rompiste la dieta, si eres intrépido o tímido, si deseas algo más que un beso, si te gustan los besos y hasta lo que eres capaz de hacer por uno ellos.

Una pareja que se besa, es casi seguro que seguirá siendo pareja por mucho tiempo, porque al besarnos creamos conexiones con y a través de nuestros sentidos. Un beso puede mejorar un mal día o hacer que un buen día se vuelva extraordinario. Un beso puede ser principio y fin. Bueno o malo, un beso nunca pasa desapercibido.

Crea más confianza en la relación

Solo un beso en la mañana y una palabra amorosa hace que tu pareja recuerde todo el día que alguien lo ama, y te hace experimentar la seguridad de que te corresponde. Es triste saber de matrimonios que pasan años sin expresar su afecto, y que muchas veces terminan en divorcio o viven una relación sin cariño e infeliz. No permitas que eso te suceda. Un beso sincero y una muestra de amor constante pueden llegar a salvar tu matrimonio.

Mejora la comunicación

Puede abrir los vínculos para mejorar la forma de hablar y la frecuencia de ella en la relación. Si tu pareja sabe que estás feliz y sientes el deseo de verlo después de un día largo llegará con ganas de hablar contigo y de pasar tiempo juntos.

Hace que crezca el amor por la pareja

Un “te amo” diario y un beso te hace suspirar, te hace soñar y te llena de alegría. ¿Cómo no sentir más amor por esa persona?

Te anima a comenzar tu día

Cuando todo sale mal en el trabajo o existen problemas económicos, de enfermedad o de cualquier otro tipo, algo tierno y sincero como esa acción cambiará tu perspectiva en esa jornada.

Los hijos aprenden cómo expresar amor al ver a sus padres hacerlo

Recuerdo ver a mis padres diciéndose que se me amaban cuando mi papá se iba por las mañanas al trabajo. Mi madre lo recibía con tanto gusto que nosotros, como hijos, lo hacíamos también, corríamos a sus brazos apenas entraba por la puerta. Ahora que yo tengo mi familia estoy haciendo lo mismo que mis padres y mi esposo, que tuvo padres que también expresaban su amor y cariño, de la misma forma lo hace conmigo.

Mejora tu salud

Besar a tu pareja mejora tu corazón, hace que tu cuerpo produzca adrenalina que hace a tu corazón bombear más sangre en tu cuerpo. Estudios científicos revelan que besar con frecuencia estabiliza la actividad cardiovascular, disminuye la presión arterial y los niveles de colesterol. Existen muchos beneficios relacionados con tu salud y la de tu pareja, entre ellos están: la quema de calorías, el refuerzo del sistema inmune, la relajación natural y el combate al dolor corporal.

Nunca subestimes el poder del amor. Puedes alegrar una vida, fortalecer tu matrimonio, mejorar tu salud y enseñar a las generaciones futuras que el decir “te amo” y un beso hacen la diferencia.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla