6 Cosas que los hombres no toleran



La verdad es que a veces nos volvemos unos monstruos en tacones. Aun así los hombres nos quieren, pero no hay que abusar porque muchas veces estas actitudes sobrepasan el límite y podemos volverlos locos. No es tan difícil identificar lo que no les gusta. Aquí hay, por lo pronto, 6 cosas que debes evitar si no quieres que el amor salga en un arranque por la ventana.

1. Callate. No hay nada que les moleste más que escucharnos hablar sobre gente que ellos no conocen. No sólo no tienen idea de lo que hablamos, sino que no les interesa, mucho menos si la plática se extiende por horas. Aprendamos un poco de ellos. Ve al grano y déjate de rodeos.

2. Cuelga. Escucharnos hablar por teléfono por horas les parece algo totalmente innecesario, y peor aún: tenerlos a ellos en el teléfono por horas les desquicia. Usa el teléfono para hacer planes con él o ponerte al día si no se han visto, pero nunca pretendas pasar 2 horas hablando con él como con cualquier amiga. No tiene caso, ni siquiera te prestará atención.

3. Apúrate. Este es un clásico capaz de matar el amor en cualquiera. Nuestra rutina de belleza toma mucho más tiempo que sólo echarnos agua en la cara. Ahórrate el tener que contestar: “ya casi” cada vez que te pregunte: ”¿Estás lista?” No te arregles frente a la televisión, te será imposible lograrlo a tiempo.

4. Decídete. Si a una simple pregunta como: ¿a dónde quieres ir a cenar? Contestamos un “no sé, a dónde quieres ir tú, qué se te antoja, es que no sé si quiero pescado o ensalada”, etcétera, no nos quejamos después de su “intolerancia”. La pregunta fue clara y sencilla. Sólo decide.

5. Ponte a dieta o mejor no preguntes. Si tus jeans no te quedan o las camisetas se te ven demasiado pegadas, deja simplemente de comer porquerías y cambia tu estilo de vida. La respuesta a la pregunta: ¿me veo gorda? Será siempre un “no”, si lo tienes bien entrenado, pero en el fondo tanto tú como él saben que tienes unos kilitos de más. Si no quieres o no puedes por el momento bajar de peso, asúmelo y déjalo fuera de esto. No lo comprometas a decir una mentira o a confrontrate con algo que no quieres saber.

6. Deja de quejarte. De las sirvientas, del trabajo y de los niños. Tenemos que encontrar la diferencia entre platicar inteligentemente y quejarnos sin limite alguno. Cuando nos quejamos con nuestra pareja, el mensaje que ellos reciben es: ayúdame a resolver esto, aunque nosotros sólo queramos sacarlo de nuestro sistema. A él qué diablos le importa si la muchacha se la pasa viendo televisión toda la mañana o no sabe planchar.

Hey, no somos perfectas, y si podemos dejar de hacer una que otra de las cosas que bien sabemos están mal, mejor, ¿no? Si insistes en querer volverlo loco, mejor que sea en la cama.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla