Excelente bebida para tener un vientre plano

Ningún alimento tiene propiedades mágicas para bajar de peso, pero algunos te pueden ayudar a alcanzar tus objetivos.



El pepino, el jengibre y el limón te pueden ayudar a comer menos porque realzan el sabor de los alimentos bajos en calorías sin agregar muchas calorías. Cuando un alimento de este tipo sabe mejor, tendrás más ganas de comerlo, lo que significa que tendrás más éxito al cumplir tu objetivo de perder peso porque no estarás tentado a romper tu dieta.

Conseguir un vientre plano es una aspiración que muchas tenemos. En ocasiones no es solo esa acumulación de grasa ligeramente almacenada en el vientre, la mayoría de las veces se debe también al típico hinchazón abdominal, a esa retención de líquidos que nos ofrece la molesta imagen de que “hemos engordado”.

El limón
Esta fruta ácida dispone de ácido ascórbico que favorece las correctas digestiones, ayuda a que los alimentos se deshagan más fácilmente y que los nutrientes sean correctamente absorbidos. Además su componente en pepsina nos ayuda a beneficiarnos mejor de las proteínas quemando las grasas, es decir, gracias al ácido del limón nuestra digestión es más adecuada, ofrece una sensación de saciedad, evitamos gases y quema grasas. Un estimulante metabólico ideal para cualquier dieta.

Jengibre
Es un gran anti-inflamatorio y dispone de un ingrediente maravilloso llamado gingerol. Este compuesto activa el funcionamiento de los intestinos y del estómago, ayudando a las digestiones, curando, evitando gases, desinflamando y favoreciendo la eliminación de grasas. Si lo combinamos con otros elementos como los aquí presentados, obtendremos un remedio más que ideal para conseguir un vientre plano.

Menta
Pocas hierbas naturales son tan beneficiosas para nuestra digestión que la menta. Elimina gases, previene la acidez de estómago, nos ayuda a absorber nutrientes, es anti-inflamatoria, relaja, alivia náuseas. Es sencillamente magnífica, ya sea como infusión o como complemento en nuestras comidas o postres.

Pepino
Suave, ligero, digestivo y un gran desinflamante. Es habitual por ejemplo usarlo para calmar nuestras ojeras, para nutrir la piel… ya puedes imaginar entonces el gran servicio que puede ofrecer a tu organismo. Hemos de recordar también que el pepino es un gran diurético, facilita la eliminación de líquidos y trata es adecuado para tratar infecciones como la cistitis y nefritis, enfermedades que también suelen hinchar nuestro vientre.

Ingredientes:

2 litros de Agua
1 Limón
1 pepino mediano
2 cucharadas de Jengibre rallado
10 hojas de Menta

Procedimiento:

Es muy sencillo. Verás, lo primero que haremos es la infusión de menta. Ponemos las diez hojas de menta a hervir con una taza de agua. Dejamos que llegue a ebullición y que repose cinco minutos. Una vez hecha, la reservamos.
Ahora vamos a obtener el jugo del limón. Exprímelo y después, obtener tres ralladuras de la corteza del limón, que más tarde pondremos también en nuestra limonada.

Muy bien, el tercer paso es pelar el pepino y licuarlo. Una vez obtenido lo ponemos junto al jugo de limón y la infusión de menta.

¿Qué hacemos ahora? Coger litro y medio de agua natural y verter en él ese vaso con la infusión de menta, el jugo de limón y el jugo de pepino. Lo mezclamos todo y echamos además las ralladuras de dos cucharitas de jengibre, las tres ralladuras de limón y, si lo deseas, una hojita más de menta.

Dejamos esta limonada en reposo unas dos horas en el refrigerador. Hay quien prefiere dejarla toda la noche, es decir, hacerlo de un día para otro, pero los principios activos del limón serán más efectivos en el mismo día.
Esta limonada es de dos litros, por lo tanto nos va a servir como un excelente tónico que tomar a lo largo del día. Los momentos claves serán después de cada comida: tras tu desayuno, tras tu almuerzo y tras tu cena. Pero lo ideal es tomarlo a lo largo de todo el día.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla