Los peligros de consumir quemadores de grasa

Por más que busques no existe una receta mágica que te haga adelgazar de un día para otro, comiendo sano y haciendo ejercicios, es la mejor manera de alcanzar tu peso ideal, pero esto requiere de tiempo y esfuerzo.



Es por ello, que han aparecido los suplementos quema grasa que prometen hacerte perder peso de forma más rápida y efectiva, el problema está en los efectos que éstos pueden originarle a tu salud.

Un suplemento como un producto que se fabrica para suplementar la dieta, que aporta o contiene vitaminas, minerales y otras sustancias menos conocidas, como hierbas, productos botánicos, aminoácidos, enzimas y extractos animales.

La Administración de Alimentos y Fármacos de los EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) define suplemento como un producto que se fabrica para suplementar la dieta, que aporta o contiene vitaminas, minerales y otras sustancias menos conocidas, como hierbas, productos botánicos, aminoácidos, enzimas y extractos animales. Suelen no estar avalados por estudios científicos.

Los suplementos para adelgazar pueden aumentar el riesgo de sufrir daño hepático, a tal punto que representarían la causa del 18% de los casos registrados en los EE.UU., según revela un estudio encabezado por el Dr. Víctor Navarro, profesor de farmacología de la Universidad Thomas Jefferson, de Filadelfia, financiado por la Red de Lesiones Hepáticas Inducidas por Medicamentos.

El hígado es uno de los órganos más grandes y más importantes del cuerpo humano. Su principal tarea es filtrar sustancias tóxicas del cuerpo, algunas de ellas como es el caso de los suplementos contaminados con anorexígenos, o con alto contenido proteico, pueden alterar su función provocando daño hepático.

Muchos de los suplementos para adelgazar tienen como función principal acelerar el metabolismo. Estos, generalmente contienen estimulantes naturales, y a veces poseen estimulantes químicos que afectan el sistema nervioso, aumentando la irritabilidad. Algunos ejemplos son la Benzfetamina, la Fendimetrazina y el Dietilpropión.

Ciertos suplementos para adelgazar a base de fibras, pueden provocar efectos adversos en el sistema digestivo, especialmente si no se tiene el hábito de consumir alimentos ricos en fibra. Tales como: acidez, diarrea, distensión abdominal, cólicos abdominales.

En algunos casos las pastillas para adelgazar pueden producir problemas en el sistema digestivo porque contienen bloqueadores de grasa que disminuyen la absorción de nutrientes.

Muchos de los suplementos que aumentan la quema de grasa, pueden ocasionar problemas renales ya que son a base de proteínas. Dentro de este grupo se pueden encontrar los de creatinina y aminoácidos. También hay otros como el picolinato de cromo que pueden dañar los riñones.

Casi la mayoría de los suplementos quema grasa presentan efectos secundarios similares. Entre los más típicos se incluyen los problemas del corazón y de presión alta. Un estudio publicado en mayo de 2009 por la revista estadounidense HearthRhythme, reveló que muchos de los que se venden en el mercado contienen sustancias que pueden causar arritmia cardíaca.

Los suplementos dietéticos no están aprobados por la FDA. Según la ley -Ley de Salud y Educación sobre Suplementos Dietéticos de 1994-, los fabricantes no necesitan la aprobación de la FDA para comercializar sus productos y son ellos los responsables de garantizar que sean seguros antes de venderlos al público.

Desde el punto de vista legal, se considera que los suplementos son productos destinados a complementar la alimentación. Los medicamentos están sometidos a una reglamentación estricta y han sido sometidos a pruebas que garantizan su uso en el tratamiento de muchas enfermedades. Los suplementos pueden adquirirse libremente en supermercados, tiendas de productos naturales o farmacias.

La Oficina de Suplementos Dietéticos refiere que la mayoría de los adultos en los EE.UU. toma uno o más suplementos dietéticos todos los días u ocasionalmente. De alrededor de 55,000 suplementos que se venden, sólo 170 -0.3%- se han estudiado lo suficiente para determinar sus efectos secundarios, reveló el Dr. Paul A. Offit, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital de Niños de Filadelfia y experto en suplementos dietéticos.

Así que todo lo demás, son simples complementos dietéticos, que no tienen los requisitos obligatorios que tienen para su comercialización los fármacos, por lo que ninguno de ellos suelen tener una base científica ni estudios controlados que confirmen lo que se dicen de ellos.

Recomendaciones a tener en cuenta:

Antes de empezar a tomar cualquier sustancia mira que esta tenga un registro oficial y que siempre se especifique su composición cuantitativa y cualitativa. Así sabrás que hay estudios científicos homologados que respaldan sus propiedades.

Nunca tomes las típicas pastillas milagrosas que basan sus efectos en la combinación de diferentes compuestos, como pueden ser productos diuréticos, anfetaminas, hormona tiroidea, laxantes… No existe la fórmula magistral que combinando las propiedades de todos se produce un efecto milagroso.

Ten mucho cuidado con el uso que se le quiere dar a la hormona tiroidea en el control del peso ya que favorece el consumo de proteínas y acelerando la osteoporosis, siendo más contraproducente que beneficioso.

Recuerda que los diuréticos y los laxantes no van a hacer bajar tu nivel de grasa, aunque inicialmente veas como tu peso baja al liberar la retención de líquidos no bajarás ni un sólo gramo de grasa.

Nunca optes por esas dietas rápidas que anuncian cambios drásticos de peso en muy poco tiempo ya que la base es la pérdida de líquidos y de musculo, y no de las grasas. Ten en cuenta además el efecto yo-yo.

Ten en cuenta los posibles efectos negativos para la salud como son las depresiones, psicosis, cuadros de ansiedad, hipertensión, arritmias cardíacas, fibrosis renal, tirotoxicosis…


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla