Extrae y almacena tu leche materna

La leche materna es la mejor nutrición para su bebé. Aprende a extraer, recoger y almacenar la leche materna. Tú puedes continuar dándole a tu bebé leche materna cuando vuelvas al trabajo.



Como mamás sabemos que la leche materna es el mejor alimento para nuestros hijos, al menos hasta los primeros seis meses de vida, ya que contiene los nutrimentos necesarios para un buen desarrollo; sin embargo, muchas mujeres necesitamos estímulos que nos ayuden a producir la cantidad suficiente de leche que los niños requieren.

Durante la lactancia, la estimulación es fundamental, ya que la producción de ésta depende en gran medida de la frecuencia y la succión que realice nuestro pequeño, debido a que se activa la secreción de dos hormonas fundamentales para la lactancia materna: prolactina y oxitocina, encargadas de su producción.

Si vas a extraerte leche de tus senos cuando regreses al trabajo, practica durante una o dos semanas antes de que tengas que volver al trabajo para acostumbrarte a la rutina. Tu puedes intentar extraerla justo antes de que tu bebé coma o te puedes extraer la leche entre las lactancias.

Es probable que cuando comienzas a extraer no puedas obtener mucha leche. Después de unos días de extraerte leche con regularidad, tus senos comenzarán a producir más leche. Además, mientras más leche se extrae con tu bomba más leche producirán tus senos (mamas). Debes tomar muchos líquidos para mantenerte hidratada lo cual te ayudará con tu suministro de leche.

Puedes guardarla a temperatura ambiente:

De 4 a 8 horas (a no más de 77 grados Fahrenheit o 25 grados Celsius)

Puedes guardarla en el refrigerador:

Hasta 2 o 3 días a una temperatura de entre 32 y 39 grados Fahrenheit (entre 0 y 3,9 grados Celsius)

Puedes guardarla en el freezer (asegúrese de dejar alrededor de 2,5 centímetros de espacio libre en la parte superior del recipiente o el biberón, ya que la leche se expande cuando se congela):

Hasta 2 semanas en el freezer ubicado dentro del refrigerador

Hasta entre 3 y 4 meses en un congelador independiente, conectado en la parte superior o al costado del refrigerador y que está siempre a una temperatura de 0 grados Fahrenheit (-18 grados Celsius)

Lo ideal es almacenar la cantidad que utilizas por dia en una botella de plástico o vidrio, o bien en una bolsa que se pueda sellar.

-No olvides etiquetar el recipiente con la fecha de extracción.

-No calientes la leche materna en el microondas, pues se pierden nutrientes esenciales y puede calentarse de más.

-Una vez descongelada, no vuelvas a colocarla en el congelador, ya que solo la puedes mantener un día como máximo en el refrigerador.

-Usa la leche fresca y refrigerada antes de que pasen 3 días. Si no la vas a utilizar, congélala.

La leche materna puede variar de color. Puede tener color azuloso, amarillento o amarronado. También es normal que la leche materna se separe; la parte grasa de la leche se va a la parte superior. Sacuda la botella o la bolsa sellada y la grasa se mezclará con el resto de leche.

Como mamás nunca debemos olvidar que la lactancia materna, ayudará a crear vínculos afectivos que permanecerán toda la vida con nuestro pequeño, además es el alimento perfecto para su pleno y sano desarrollo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla