Kuzu: qué es, beneficios y cómo hacerlo



Principales usos del kuzu

En la cocina es habitual el uso del kuzu en la cocina al ser un buen espesante. De esta forma, una cucharadita de kuzu equivale a dos cucharaditas de harina de trigo, o a una cucharada de harina de maíz. No contiene gluten, ideal para celiacos. Presenta una mayor calidad que el almidón de patata, trigo, maíz y boniato.

En la medicina: es habitual su uso en la Medicina Tradicional China. Por otro lado, en nuestro país se está extendiendo su consumo al ser un alimento que no contiene gluten y ser ideal para personas celiacas.

Beneficios y propiedades medicinales del kuzu

Alivia el estreñimiento y regula el tránsito intestinal: gracias sobretodo a su alto contenido en isoflavonas. Actúa positivamente regulando el tránsito intestinal, ayudando en caso de estreñimiento. Por otro lado, como regenera la flora intestinal es también adecuada en caso de diarrea.

Contra la fatiga: ayuda a revitalizar el organismo de manera totalmente natural. Reduce el cansancio crónico y aumenta la resistencia física y mental. Es un buen vigorizante de origen natural.

Fiebre alta: ayuda a reducir la fiebre de manera eficaz. Además, ejerce efectos antiinflamatorios y antimicrobianos.

Reduce el dolor de cabeza: es un ingrediente eficaz si tienes migrañas. Por otro lado, es útil en caso de vértigos.

Beneficiosa en el embarazo: al ser un alimento que podríamos considerar como neutro aporta interesantes cualidades en el embarazo, sobretodo en aquellas mujeres que sufran de náuseas, vértigos y mareos, estreñimiento y diarrea.

Fortalece las mucosas respiratorias: no solo las fortalece, sino que mejora los síntomas relacionados con los estados gripales, resfriados, cuadros con tos y bronquitis.

Útil para alcalinizar la sangre.

Cómo hacer el kuzu en casa

En esta ocasión vamos a explicarte cómo elaborar la beneficiosa decocción de kuzu, que permite disfrutar de sus distintos beneficios y propiedades medicinales de forma fácil y sencilla.

Ingredientes

1 cucharadita de Kuzu

1 taza de Agua

Preparación

Pon el equivalente a una taza de agua en un cazo y añade una cucharadita pequeña de kuzu.

Deja que hierva a fuego lento. Es importante que remuevas constantemente con ayuda de una cuchara de madera.

Sigue removiendo hasta que el kuzu se disuelva.

Sirve en una taza.

Bebe lentamente.

No es aconsejable endulzar la bebida.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla