Tienes mal aliento ¡Combátelo!

El mal aliento, o halitosis, puede ser un gran problema, especialmente cuando estamos compartiendo con los amigos o cuando estamos con nuestra pareja. Esto resulta un poco incómodo porque no sentimos incómodos y hasta nos da vergüenza hablar y que las demás personas puedan percibirlo.



El nivel del mal aliento varía mucho de una persona a otra. Tan solo una proporción muy reducida de personas presenta mal aliento severo aunque todos podemos tenerlos en cierto grado en algún momento del día, ya sea al momento de levantarnos y cuando duramos más de 4 horas sin comer.

El mal aliento o halitosis, es un problema experimentado por millones de personas en todo el mundo. Esta enfermedad suele tener muchas causas, por lo cual su diagnóstico y tratamiento es complejo.

Un 90% de los casos de mal aliento, aún de la halitosis (mal aliento crónico) se presentan por factores de tipo bucal, tales como los cambios alcalinos en el ph de la saliva junto con la reducción en la concentración de oxígeno, lo que genera un proceso de putrefacción salival y da lugar a la aparición de bacterias que provocan el mal olor en la boca.

Este problema es más común de lo que generalmente se dice. Aunque te parezca increíble, se ha demostrado que cerca de un 50% de la población lo padece y se presenta de una forma más acentuada en los hombres.

Los “especialistas” a los que acudí me indicaron que esta condición se manifestaba en dos modalidades: el mal aliento común y el mal aliento crónico, este último conocido popularmente como halitosis. Esto resultó no ser del todo cierto, porque la halitosis se divide en ciertas categorías que determinan el tratamiento que debe seguirse.

La halitosis se puede presentar de las siguientes formas:

Halitosis fisiológica: Este tipo de halitosis se caracteriza por ser temporal y se produce en situaciones concretas como por ejemplo al despertar, o luego de consumir ciertas sustancias como el alcohol, el café o las comidas con exceso de especias.

Halitosis Verdadera: Esta ocurre cuando el mal aliento sobrepasa los límites normales y se hace altamente perceptible para los demás.

Halitosis Patológica: Esta se genera como resultado de la presencia de ciertas enfermedades o condiciones patológicas en tu cuerpo, tanto de tipo bucal como aquellas que provienen de otras fuentes como problemas en las vías respiratorias, afecciones digestivas y en casos especiales por causas como la falla hepática, la uremia o la cetoacidosis diabética.

Para combatir el mal aliento te recomendamos:

Vinagre de manzana: se trata de un medicamento casero para tu mal olor bucal que es sorprendentemente potente, y eso explica porque la gente la ha estado utilizando durante siglos. Elimina bacterias en tu boca y ayuda en la digestión de los alimentos ingeridos

El vinagre de manzana tiene propiedades antibacterianas y antivirales que son ventajosas en la reducción de los niveles de toxicidad, evitando así la halitosis.

Forma de uso

Para usarlo como enjuague bucal, combina ½ cucharada de vinagre de sidra de manzana con un vaso de agua y haz gárgaras con esta solución por un intervalo de 10 segundos y repite hasta que se vacíe el vaso.

Tisana de menta piperita

Una taza de agua hirviendo
Una cucharada sopera o 20g de menta piperita
Una cucharada sopera o 20g de hoja de romero
Una cucharada sopera o 20g de hojas de melisa
Una cucharada sopera o 20g de salvia

Mezcla todos los ingredientes y deja reposar durante 20 minutos, pasado el tiempo cuela la tisana.
Después de cada comida realiza gárgaras con este preparado.

El perejil es un poderoso antibiótico que puede usarse de forma segura. Se recomienda agregarlo a jugos cítricos y beberlo de preferencia en ayunas.

Bicarbonato de sodio, otro remedio casero sencillo para combatir el mal aliento es el bicarbonato de soda. Casi todo el mundo tiene el bicarbonato de soda en su casa por lo que no debería ser un problema conseguirlo.

Funciona al cambiar el nivel de pH en el interior de la boca, luchando de este modo contra las bacterias que causan la halitosis. El bicarbonato de sodio es eficaz al transformar el ambiente en la boca y desalentar el crecimiento bacteriano.

Formas de uso

Mezcla el bicarbonato de sodio con la pasta de dientes y cepíllate como de costumbre.

Utilízalo como un enjuague bucal. Se pueden hacer grandes lotes de enjuague bucal hirviendo ocho onzas de agua y luego agregando una cucharadita de bicarbonato de sodio. Guarda la solución en un recipiente esterilizado. Para una sensación más fresca, puedes añadir unas gotas de aceite de menta.

Los remedios anteriores son una forma rápida para quitar el mal aliento, sin embargo, se requieren de métodos integrales para solucionar el problema de forma permanente y sin tener que depender de algún tratamiento.

Seguramente, has notado que hay cientos de remedios en la Internet, desde caseros hasta medicamentos. El problema de la mayoría de ellos es que sólo eliminan los síntomas del problema. En otras palabras, te curarás por unos días y luego volverás con el mismo problema, y hasta podría ser peor porque los medicamentos y remedios no comprobados pueden alterar el sistema de tu cuerpo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla