Adiós a los temores: cómo enfrentar el primer día de colegio



Iniciar el periodo escolar no es un asunto fácil, ya que las emociones tanto de los padres y como de los niños están a flor de piel ante el escenario desconocido que se empezará a vivir. Sin embargo, como padres tenemos la responsabilidad de facilitar el proceso de adaptación a esta nueva etapa. Es por esta razón que me gustaría compartir contigo algunos consejos que podrían serte de gran ayuda cuando estés pasando por este momento.

1. Conozcan juntos el nuevo colegio

Algunas instituciones educativas brindan la posibilidad de realizar una visita guiada por sus instalaciones a manera de primer acercamiento con el niño a niña que ingresará. Si es el caso, no dudes en hacerlo ya que es muy beneficioso que ambos conozcan a cabalidad el lugar en que tu hijo pasará gran parte del día.

2. Platica con tu hijo sobre esta nueva fase

Es muy positivo que unas semanas antes de comenzar el periodo escolar platiques con tu hijo sobre en qué consistirá este cambio. Cuéntale que conocerá otros niños y niñas, aprenderá cosas nuevas y después de unas horas mamá o papá irán a buscarlo para llevarlo a casa. Es importante que sepa que es solo un periodo del día el que estará en la escuela, para que así no experimente la sensación de abandono u olvido durante las primeras semanas.

3. Facilítale el periodo de adaptación

No dejes que los nervios se apoderen de ti, recuerda que no se vale sentarse a llorar junto a tu hijo en la puerta del colegio. Muy por el contrario, es necesario que perciba tu tranquilidad y que logres transmitirle serenidad y calma.

4. Sé constante

Seguramente muchas veces sentirás la tentación de no llevar a tu hijo a la escuela y quedarte en casa con él, pero debes saber que hacer esto no facilitará el proceso de adaptación a su nueva rutina. Así que haz de tripas corazón y llévalo todos los días, siempre que esto sea posible.

5. Permítele llevar un objeto de apego

Muchos niños se sienten más seguros llevando consigo algún objeto que les sea familiar, así que considera que quizá los primeros días de escuela deba acompañarlo a clases su oso preferido, un juguete o alguna prenda de mamá.

6. No ignores sus dolencias

Si como adultos nos ponemos nerviosos al enfrentarnos a situaciones nuevas, imagina lo que puede sentir tu pequeño. El estrés puede generarle dolor de estómago, nervios o cualquier otro tipo de molestia que es totalmente real. Observa muy de cerca el tipo de síntomas que pueda presentar tu pequeño en estas situaciones y si es necesario acude al pediatra.

7. Calma sus temores

Es normal que al enfrentarse a hacer cosas nuevas sienta temor, así que ayúdale a ver que es capaz de hacer todo cuánto se proponga. Aconséjale que si alguna vez tiene problemas o dificultades para realizar alguna tarea, recurra a su educadora, profesora o asistente de aula para que lo apoyen.

8. Siempre pregúntale cómo le fue en su día

A partir de esta nueva etapa, dejarán de estar todo el día juntos, por lo que se vuelve fundamental que escuches con calma qué tal le fue en su día. Promueve siempre la comunicación entre ustedes haciéndole saber que pase lo que pase, siempre podrá contar contigo.

9. Recíbelo con alegría

Cada noche al terminar el día, hazle saber cuán orgulloso te sientes de sus logros y nuevas aptitudes. Refuerza siempre de manera positiva su independencia.

Vive con alegría el crecimiento de tus hijos, aleja los miedos o los fantasmas que aparezcan al comenzar nuevas etapas de la vida. Comienza a disfrutar los logros que van alcanzando las personas que más amas en el mundo.

Fuente: www.familias.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla