Beneficia tu imagen de acuerdo con la colorimetría

Saber qué colores nos favorecen es un punto muy importante para todo el mundo que quiera verse bien.



Lo que debemos saber siempre es tener en cuenta qué tonos son los correctos para nuestro tipo de piel y también qué colores son los que pueden combinarse mejor.

Ya sea que tu piel sea morena o blanca, no son las únicas características que determinan la gama de colores que más te favorecen, se deben tomar en cuenta también el color del cabello y los ojos.

La teoría de las estaciones

Primavera

Se caracterizan con tener cabello rubio o castaño contrastado con ojos verdes y azules. Su piel es extremadamente ligera y puede tener las mejillas sonrosadas. Los colores que se deben recomienda usar son los tonos pálidos pero cálidos, como el blanco ivory, durazno, celestes, rosado ligero, coral, dorados, marrones y verdes claros pueden ser acentuadores. Los colores menos favorecedores son los oscuros y los empolvados, el negro y blanco pueden hacer mucho contraste con el tono de piel.

Verano

Si eres verano, eres fría y con bajo contraste. Tu tono de piel es pálido puedes ser rubio natural, con cabello marrón claro y ojos claros. Los colores recomendados a utilizar son los pasteles y neutrales. Utiliza colores como el lavanda, rosa, amarillo y azul pálido pueden ser los mejores que te queden. Los colores a evitar son los negros, colores eléctricos o saturados, naranjas y cálidos.

Otoño
Tienes una piel morena que fácilmente se quema en el sol con ojos marrones y/o azules. Puedes tener cabello rojo, marrón, castaño o hasta rubio. Los colores recomendados a utilizar son los colores tierra, como el caramelo, beige, naranja oscuro, dorado, rojos oscuros, verde olivo, blanco ivory y marrones son los mejores. Los colores a evitar son los colores fríos, los colores vivos y el blanco y negro absolutos pueden resultar pálidos en esta estación.

Invierno

Combinan una piel pálida y cabello oscuro. Los colores a combinar son los blancos fríos, negros absolutos, grises fríos, azul navy, rojos profundos, rosados brillantes, tonos de joyas como la esmeralda, el azul Klein, el morado y los colores de los helados son las mejores opciones. Los colores a evitar son los beige, los naranjas, los dorados, marrones y algunos otros son los que menos nos quedan.

Ahora que ya sabes tú estación te será posible entender por qué hay colores que no te favorecen por mucho que te agraden. Una persona invierno que usa un color beige o café se verá pálida pues son colores cálidos y necesita usar tonos más fríos como el negro, azul marino, rojo sangre, etc.

Como todo en la vida, el color también tiene sus reglas y para que las entiendas debes conocer los fundamentos en los que se basa el análisis de tu colorimetría y que se aplican en el tono de tu cabello, ojos y piel.

a) Temperatura o tinte: Se refiere a la temperatura “psicológica” del color. Hay colores “fríos” (los que tienen como base el azul) y colores “cálidos” (los que tienen como base el amarillo).

b) Valor o luminosidad: Se refiere a la cantidad de luz que tiene el color. Si posee poca luminosidad será un valor “oscuro” y si posee mucha se trata de un valor “claro”.

c) Croma o pureza: Tiene que ver con el grado de pureza del color. Si se trata de un tono 100% puro su croma es “brillante”, en cambio si el tono está combinado con otro color su croma es “suave”.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla