El inmenso dolor de perder la confianza



Estoy seguro que dentro de la gran variedad de agravios, ofensas y sinsabores que podemos vivir los seres humanos, la pérdida de la confianza es el que más estragos causa durante muchos años y para recuperarla se vive un verdadero suplicio por el orgullo y la capacidad de perdón que se necesita.

En la amistad por supuesto que tiene un impacto tremendo, pero tienes la decisión de continuar o no la amistad dependiendo del daño y de la voluntad que exista de reconstruir tan valioso tesoro llamado confianza. ¿Cuántas personas conocemos que eran grandes amigos y precisamente por esta razón dejaron de frecuentarse por años o para siempre? Se rompió este vínculo tan fuerte que los unía y a veces por más voluntad que se tenga se convierte en algo casi imposible de recuperar.

Duele inmensamente cuando un hijo o un padre no valora la confianza; el daño se hace, pero la relación tiene que continuar porque es parte de tu familia. Aunque también sabemos de la gran cantidad de padres e hijos que no se hablan por ésta u otra razón. No se puede decir: “mira, ahí va mi ex hijo o mi ex papá”, lo cual sí se puede decir de una ex pareja.

Entiendo la recomendación que muchos expertos en el tema de relaciones humanas han dicho: “La mejor forma de no sufrir, es no esperar mucho de los demás”. Por más que intento aplicar este principio, lo considero sumamente difícil –por no decir imposible- con personas que verdaderamente aprecio.

Cuando digo “te quiero”, mínimo espero un “yo también”. Espero de mis hijos que los valores y educación que su madre y yo les hemos inculcado rinda frutos siendo personas de bien. ¿Cómo no esperar eso de quienes tanto amamos?

Eso mismo esperamos de nuestra pareja, y más cuando se trata de la confianza, que se pierde por una infidelidad. Un tema sumamente escabroso por la gran cantidad de factores que pueden ocasionarla y, por lo mismo, no podemos decir si se debe o no perdonar, porque cada pareja tiene su propia historia y en este caso las comparaciones salen sobrando. Solo quienes lo viven pueden decidir si se continúa la relación, y a nadie nos corresponde juzgarlo.

Una investigación sobre el tema, publicada a principios de 2012, en la que participaron académicos de la Facultad de Psicología y el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), revela que en años recientes la infidelidad se ha incrementado en el país. Los resultados del estudio muestran que 15 por ciento de las mujeres y 25 por ciento de los hombres han mantenido alguna vez en su vida relaciones con personas que no son su pareja.

Y si se contabilizan las infidelidades emocionales, es decir, que no involucraron sexo, los números se elevan a 35 por ciento en el caso de mujeres y 45 para los varones.

Las razones por las cuales se vive, varían dependiendo del género. En las mujeres, por problemas de comunicación con la pareja, insatisfacción sexual, falta de amor, falta de dinero y por desquite ante una infidelidad previa de su compañero. Los varones recurren a esa práctica principalmente atraídos por el físico de otras mujeres, la escasa comunicación, la insatisfacción sexual, la falta de amor, la poca higiene de su pareja, por problemas económicos y también por venganza.

El impacto de quienes se enteran de una infidelidad de su pareja generalmente es tremendo, y se viven todas las etapas de un duelo: Negación, no puede o se resiste creerlo; ira contra su pareja y contra la o el tercero en discordia acompañado de mucho sentimiento de tristeza o incluso depresión. Después viene la etapa de la negociación consigo mismo y con la pareja, ya sea para intentar superar tan difícil crisis y, en algunos casos, la reconciliación, la cual muchas veces une más que antes a las parejas.

Hay tres preguntas que generalmente no se hace quien vive la pérdida de confianza por infidelidad:

1. ¿Qué señales previas no viste o no quisiste ver?

    • Cambios de hábitos laborales.
    • Se aparta para hablar o mensajear a través del celular o pasa muchas horas frente a la computadora sin explicación aparente.
    • Menos intimidad o pésimo humor en la casa.
    • Lo contrario, más eufórico y feliz sin razón aparente o ninguna razón en la que tengas tú algo que ver.
    • Se cuida más, cuando anteriormente le tenía sin cuidado su aspecto.
    • Empieza a celarte, sin razón. “El león cree que todos son de su condición”.

2. ¿Me lo advirtió?
Ante preguntas como: “¿Me acompañas a tal lugar?” “Hoy no porque ando muy cansado”. Obtienes respuestas como: “Bueno ya encontraré quién me acompañe”.
“¿No quieres que estemos juntos?” “Bueno ya veré con quién…”
Por supuesto que en muchos casos no lo justifica, pero simplemente lo informó directa o indirectamente.

3. ¿Qué pude haber hecho o no hecho para que haya sucedido esto?
Para que haya un pleito se requieren dos, para una infidelidad también dos ¿o tres? Esta última pregunta es la que generalmente no se hace quien es víctima de infidelidad y, por ende, de la falta de confianza. El coraje o el odio que se vive durante la crisis, impide aceptar que los dos tienen algo que ver en una situación como ésta.

Recordé una frase que una terapeuta invitada a mi programa de radio dijo en alguna ocasión: “Todo lo que nos pasa en cuestión de amores, lo provoco o lo permito”.
¡Ánimo!
Hasta la próxima.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Dr. César Lozano

El Dr. César Lozano es Médico Cirujano y Partero egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
Tiene Maestría en Salud Pública y Sub-Especialidad de Salud en el Trabajo en la Facultad de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Adquirió el Diplomado de Productividad-Calidad en la División de Ingeniería-Arquitectura en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey.

Durante 14 años fue conductor del programa de televisión “Ayuda” en un canal local de la ciudad de Monterrey, en el cual se ayudaron a más de 30 mil familias en estado crítico con tratamientos para padecimientos crónicos y cáncer.

Actualmente, es uno de los conferencistas más solicitados en México, Estados Unidos, Centro y Sudamérica. Es Director de la empresa “Por el Placer de Vivir Conferencias”.

Ha impartido conferencias y programas de capacitación a más de 20 millones de personas, que han obtenido valiosas herramientas para una superación personal con temas de Calidad en el Servicio, Liderazgo, Relaciones Humanas, Ventas y Actitudes Positivas, entre otros.

Participa diariamente en el Morning Show de la estación La Raza 93.3 FM en los Estados Unidos, donde comparte temas de superación personal para latinos.

Por televisión, participa en la sección Vivir mejor que se transmite diariamente en los Noticieros de Televisa Monterrey; así mismo participa periódicamente en el programa internacional HOY del Canal de las Estrellas.

Autor de seis libros de gran éxito: ¡Despierta!... que la vida sigue, Destellos reflexiones que darán más luz a tu vida, Una buena forma para decir adiós, Por el placer de vivir, Las frases matonas de César Lozano y El lado fácil de la gente difícil.

Autor de 6 producciones discográficas: Por el placer de vivir, Actitudes positivas, Cómo tratar con gente difícil, Mujeres difíciles, hombres complicados, Para ti mamá, 10 pasos para llegar a tu meta: Bajar de peso ¡ya!