Excelentes remedios para combatir el fuego labial

El herpes labial o también conocido popularmente como “fuego”, es un brote causado por el virus del herpes simple del tipo 1, que generalmente se transfiere a través de un beso o un contacto cercano con alguien que tiene el brote activo.



Muchas personas cometen el grave error de maquillar la herida de herpes labial para que no se note tanto. Sin embargo, esto puede evitar que el proceso de sanación se dé rápidamente y puede prolongar la ampolla. En lugar de utilizar maquillaje, se recomienda aplicarse una capa de vaselina para mantenerlo seguro de las bacterias y acelerar el proceso de recuperación. Así mismo, procura utilizar protector solar al salir para prevenir más daño.

En el mercado se pueden conseguir pomadas con docosanol, que también aceleran el proceso de recuperación del herpes labial. Si se va a exponer al viento o vive en un lugar árido, procure utilizar una pomada para los labios para evitar que le salgan las ampollas.

Pero si por alguna razón no tienes a la mano tu pomada, puedes ayudarte de estos remedios para acelerar el proceso de curación.

Ajo

El ajo es un alimento conocido por sus propiedades antivirales y antibióticas que nos pueden ayudar a combatir una gran cantidad de virus. Para combatir el herpes labial lo ideal es cortar un ajo por la mitad y ponerlo directamente sobre el brote.

Leche

La leche contiene lisina. Como lo mencionaba anteriormente, la lisina ayuda a inhibir el aminoácido llamado arginina que es el aminoácido que causa los brotes de herpes labial. La lisina ayuda a prevenir y acelerar la curación de los brotes de herpes labial.

Coloca un algodón mojado con leche sobre la llaga para aliviar el dolor y apresurar la sanidad. Este remedio se puede usar desde que se empiezan a sentir los síntomas de cosquilleo en el labio.

Miel

Mezcla una cucharadita de miel de abejas pura con un poco de vinagre, aplica sobre la zona afectada por 3 o 4 veces al día.

Alóe vera

Raspa una hoja y frota con cuidado encima del herpes de 5 a 10 minutos, transcurrido este tiempo, limpia con suficiente agua tibia. Además de eliminarlo, te ayudará a ponerle un alto a la terrible comezón.

Como una excelente recomendación es que tires el cepillo de dientes o productos para los labios que se utilizaron mientras estaba presente la llaga. Probablemente estos objetos se han contaminado con el virus del herpes y su uso después de que el herpes labial desaparece puede infectar la piel, causando un nuevo brote de ampollas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla