Lo que nunca debemos publicar en las redes sociales



Las redes sociales ya son parte de nuestra vida y la de nuestros hijos. Soy una gran defensora de ellas ya que nos permiten estar comunicados, interactuar e informarnos sobre amistades o conocidos que por un motivo u otro no podemos ver asiduamente.
Pero hace unas semanas algo hizo saltar mi alerta con respecto a este tema. Uno de mis hijos realizó una visita a una granja con el colegio, y en este viaje, como suele ser costumbre en la institución, acompañaron chicas de secundaria para ayudar a los profesores. Hasta ahí nada raro, pero unos días después me enteró que una foto de mi hijo circulaba en Instagram ya que una de estas chicas se la había sacado y la había publicado en esta red social.

Mi alerta saltó ya que, al ser conocedora de las redes, cuido muchísimo de no publicar información que pueda servir a gente mal intencionada, y bajo ningún modo quiero que se conozca a que institución van mis hijos. Esta adolescente, que seguramente por desconocimiento de los peligros que puede tener, publica sin filtro algunos datos personales que de ningún modo debería hacer públicos.

Es por eso que como padres, tenemos que estar alertas a ciertos cuidados que debemos enseñar (y aplicar para nosotros mismos también) con las redes. Una simple pregunta que podemos hacernos antes de publicar es: “¿Le daría esta información a un completo desconocido?”.

En todas las redes existe la posibilidad de usar filtros de seguridad, pero tengan en cuenta que si esa información, ya sea una foto, un texto o lo que sea, puede ser compartida pierde inmediatamente ese “filtro”.

Estas son los puntos que NUNCA debemos publicar en las redes:

1. Información personal: Como es el caso de dirección, teléfono, email, institución a la que van nuestros hijos (si se ve el escudo, ya es información) o datos de la empresa donde trabajamos. Los niños o adolescentes en Instagram se pasan datos de este tipo todo el tiempo.

2. Reuniones sociales: Programar una reunión por las redes, es decirle a un desconocido dónde y a qué hora me voy a encontrar con mis amigos. Es muy común que esto ocurra entre los niños y los adolescentes, más de lo que uno imagina.

3. Viajes: Son muchísimos los adultos que anuncian por sus redes cuando se irán de viaje, cantidad de días, destinos. Es lo mismo que decir: “mi casa estará deshabitada todo este tiempo”.

4. Peleas: “Los trapitos se lavan en casa”, no demos herramientas para que alguien externo pueda crear falsas historias o meterse en peleas personales que terminen en bolas de nieve.

5. Conversaciones personales: Imagina una charla con un ser querido que es escuchada por una cancha de fútbol. Ese tipo de conversaciones pueden tenerlas a través de WhatsApp o por mail, pero no las hagan públicas en las redes.

6. Contraseñas o preguntas de seguridad: Jamás de los jamases den este tipo de información en una red social. Hay hackers o delincuentes que gustosos estarán esperando esta información para usarla.

7. Publicar fotos y etiquetarlas: Cuando uno publica una foto y además etiqueta a los que están en ella, es información servida en bandeja para cualquier delincuente. Además sepan que una vez que la foto está en la red, por más filtro que pongan, si algún conocido opina, lo verán también todos los contactos de ese conocido. Además si van a publicar fotos de personas que no son de su familia, pidan permiso, no a todo el mundo le gusta que se publiquen fotos personales. ¡Una foto subida es una foto pública, por más filtros que pongamos!

8. Datos financieros: Aunque parezca insólito hay personas que cuentas en Facebook a que banco pertenecen, donde tienen sus ahorros. Esta información bajo ningún aspecto se debe compartir.

Las redes sociales han cambiado la forma de vivir de todos nosotros, pero debemos ser responsables con la información que compartimos, por seguridad nuestra y de nuestros hijos. Por eso, antes de publicar algo y ante la duda, recordemos la pregunta: ¿Quiero que un completo desconocido vea esto?

Fuente: www.disneybabble.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla