Aceite de coco para un cabello sano

El aceite de coco es uno de los tratamientos más efectivos para una gran variedad de aplicaciones capilares.



El aceite de coco virgen funciona mejor que cualquier tratamiento artificial disponible en el mercado porque es 100% natural, no tiene siliconas, alcoholes ni otros productos químicos que puedan agravar la sensibilidad de la piel y el cabello. El aceite de coco funciona increíblemente bien reparando el cabello dañado, bien por el calor o bien por cualquier otro procedimiento, el cabello seco o cualquier otro problema relacionado con el pelo.

El aceite de coco es además, de manera natural, un agente fungicida, lo que lo convierte de inmediato en un tratamiento anticaspa ideal, tanto para eliminarla como para prevenirla, manteniendo un pelo radiante con un cuero cabelludo sano al utilizarlo de manera habitual en el cuidado de nuestro pelo, de una a cuatro veces al mes.

Este aceite fortalece el cabello, lo hace crecer más rápido, fuerte y mucho más sano. El aceite de coco tiene que ser natural sin refinar. De igual manera el aceite se usa de la misma manera que el de almendras.

Si tu cabello está demasiado seco y además está maltratado debido al uso de los tintes, después de haberlo secado y peinado puedes tomar un poco de aceite de coco con un poco de agua y frotarlo en las manos para luego sobarlo en las puntas del cabello, de esta manera se verá mucho más suave y se evita que se vea “electrizado”.
Mascarilla capilar con aceite de coco.

El aceite de coco es sólido, con textura de crema, por debajo de 23 grados de temperatura (76º F). Cuando estés en la ducha, derrite un poco del aceite en tus manos después de haberte lavado la cabeza con shampoo. Aplica el aceite en todo el pelo con generosidad y déjatelo durante 5 minutos antes de volver a enjuagarlo. Verás como la hidratación y el brillo envuelve tu cabello durante los próximos días.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla