Razones para vivir sola



Vivir sola como mujer, no significa que tienes que ser “La Soltera con un Millón de Gatos”. Significa que eres independiente, autosuficiente y que disfrutas de todas esas gloriosas cosas que eran imposibles de disfrutar cuando vivías acompañada.

Hay una sensación completamente satisfactoria en el hecho de que después de un día agotador, podrás llegar a tu propio espacio y hacer lo que te plazca. Y, aunque algunas veces puede sonar solitario, mientras tengas un grupo de seres queridos que te acompañen es poco probable que te sientas verdaderamente sola.

¿Aún no estás convencida? Te pasamos algunas de las razones para tener tu propio espacio:

1. Aprendes a tener responsabilidades. Esto significa reponer el papel higiénico, sacar la basura y cerrar con llave la puerta cuando sales. Sabemos, es un trabajo duro, pero alguien (Tú) tiene que hacerlo.

2. Sabes lo que TÚ quieres. Desde tus gustos por la decoración hasta cómo usar tu tiempo libre, vivir sola te abre a un mundo de cosas para hacer.

3. Aprendes a resolver los problemas por ti misma. Una de las ventajas de estar sola es que adquieres más de una habilidad. El tiempo que pasas contigo misma te ayudará a descubrir – quieras o no – cosas que no sabías que podías hacer, en especial cuando no tienes a alguien más que haga todo por ti.

4. Aprendes a rendir cuentas. Cuando nadie te culpa más que tú misma por el desorden del departamento, tienes que aceptar que eres una persona desorganizada. Qué bueno que pudimos sacar eso del camino. Buena conversación.

5. Desarrollas esa conciencia de ‘CUIDARTE A TI MISMA’. Al no haber nada a tu alrededor, tendrás que madurar sin ayuda de nadie. Desde saber cuándo regresar a casa después de una noche de fiesta (y algunas copas de más), hasta entender que es mejor pagar el recibo del agua a comprarte unos zapatos.

6. Aprendes a presupuestar. Nadie puede pagar la cuenta del agua este mes mientras estas ocupada tratando de tener tus finanzas en orden. Pagar las cuentas a tiempo, presupuestar el arriendo, recordar apagar las luces, etc., tienes que aprender todas esas cosas tu misma.

7. Puedes convertir tu hogar en el espacio que desees. ¿Te gustaría pintar las paredes de color verde? ¿Buscas que todos los muebles estén acomodados en perfecta armonía? No tienes que responderle a nadie, es TU espacio y puedes hacer de él lo que más cómoda te haga sentir.

8. A la única persona que tendrás que responder es a ti misma. Puedes llegar de casa después de un duro día, ir directamente a tu cuarto y no responder preguntas de por qué estás tan molesta.
Cuando quieres estar sola, realmente puedes tener eso.

¿Qué dices? ¿Estás lista para la aventura?


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla