Cómo mantener la cocina segura para un niño pequeño



Es importante que conforme vaya creciendo nuestro pequeño le enseñemos acerca de los peligros que existen dentro de la cocina, como por ejemplo, en no acercarse a la estufa cuando estemos cocinando. Especialmente debemos tener más prevención desde que empieza a caminar.

Aquí te presentamos algunos consejos que debes de adoptar en tu cocina.

Consejos:

• Gira los mangos de las sartenes en dirección a la pared.

• De preferencia emplea los quemadores de atrás para guisar.

• Procura que los alimentos y bebidas calientes estén lejos del borde de encimeras o de la mesa.

• Mantén los cuchillos y otros objetos con filo lejos del alcance del niño o en cajones con “seguro contra niños” o los más altos de tu alacena.

• Enrolla los cables de los aparatos eléctricos y procura mantenerlos fuera de su alcance.

• Si es posible coloca un protector de fuegos y mandos en la cocina.

• En un lugar inaccesible, si es posible mantén las cerillas, mecheros y encendedores.

• Instala cierres de seguridad en los muebles donde guardes los productos de limpieza.

• Mantén el bote de la basura bien cerrado y saneado, ya que puede contener muchos desperdicios cortantes o nocivos para su salud, aparte de de ser una fuente de germenes. De preferencia no tires nunca al bote los productos más peligrosos como pilas, medicinas, productos químicos, etc.

• Cuando la lavadora o el lavavajillas estén en funcionamiento, mantén al niño fuera de la cocina. Aunque el peligro es moderado, en aparatos antiguos con pérdidas de agua el riesgo de calambre es alto.

• Evita que el niño toque el frigorífico, sobre todo si va descalzo. En cualquier caso, coloca un tope en la puerta pará evitar que lo abra y se queme las manos en contacto con el hielo del congelador.

• Ten mucho cuidado cuando entre en la cocina durante o después de usar el horno. Su frontal está caliente. Al mismo tiempo, comprueba regularmente que no ha jugado con las perillas o, mejor aún, cierra la llave de paso del gas cuando no lo utilices.

• Si calientas comida en el microondas, es mejor hacerlo a baja potencia aunque tarde un poco más. Antes de dárselo a comer, remuévelo bien y comprueba la temperatura.

Fuente: www.vivirdiario.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla