El Virus del Papiloma Humano y su relación con el Cáncer Cervicouterino



Infección:

pailoma2

La infección por el virus del papiloma humano (VPH), se adquiere teniendo vida sexual (lo más común), en el canal de parto o a través de la placenta.

La frecuencia en México, varía según el rango de edad que se estudie, siendo su máxima incidencia entre los 20 y 40 años. La frecuencia en adolescentes, ha ido en aumento pues se trata de una población que generalmente se cuida menos y que ha iniciado su vida sexual cada vez más temprano.

Existen más de 200 subtipos de VPH, pero no todos infectan la zona ano-genital, a los que si, los dividimos en virus de bajo o alto riesgo según la capacidad para favorecer la aparición de cáncer cervicouterino en años posteriores.
Los que se encuentran más frecuentemente implicados en las infecciones genitales, son el 6 y el 11 (virus de bajo riesgo), los cuales producen lesiones visibles o papilomas; y el 16 y 18 (virus de alto riesgo), los cuales producen lesiones planas, poco visibles a simple vista, por encontrarse generalmente en el cervix (al fondo de la vagina).

Otros factores de riesgo para la aparición de cáncer son: la falta de vitaminas A y C, pacientes con muchos partos, tabaquismo, infecciones de transmisión sexual, sobretodo herpes; entre otros.

Una vez que alguien tiene contacto con un portador del virus en fase contagiosa, existe un período de incubación, que va de 6 a 8 meses; el virus puede estar en estado latente hasta por 25 años.

Revisión por el médico:

Durante la consulta anual, el ginecólogo debe hacer una historia clínica o actualizarla si ya es una paciente conocida. Dentro de otros estudios que se consideren pertinentes, se realiza un Papanicolaou, que es el método más económico y fácil para la detección de las lesiones provocadas por el VPH, cuando este método nos hace sospechar de la presencia del virus, se debe de llevar a cabo una colposcopía (observación del cervix y la vagina mediante lentes de aumento) y en caso necesario hacer una biopsia (toma de una muestra del tejido) del área en duda.

Tratamiento:

En caso de tener el diagnóstico confirmado, existen múltiples modalidades de tratamiento, el cual debe ser elegido dependiendo de el tipo de lesión, la localización de la misma y las características de cada paciente. Hay tratamientos muy sencillos y otros mucho más costosos y complicados.
Se deberá escoger un tratamiento adecuado en las pacientes que se encuentren cursando un embarazo, pues algunas modalidades podrían ser peligrosas para la gestación.

Prevención:

La forma más sencilla de prevenir esta infección es tener protección con preservativo cuando se tienen relaciones sexuales con una pareja poco conocida o cuando se hacen prácticas de riesgo (múltiples parejas por ejemplo).

Actualmente existen dos vacunas muy fáciles de conseguir con el médico, una vacuna que cubre 4 cepas: 6, 11, 16 y 18, y una que cubre solo 2: las cepas 16 y 18. Ambas se aplican de manera intramuscular en el consultorio en pacientes que sean candidatas para ello.
Los efectos secundarios de las vacunas son mínimos, locales y poco frecuentes. Las dos constan de tres dosis que se proporcionan en el transcurso de 6 meses. (Una el día 0, otra a los 2 meses y la última a los 6 meses).

pailoma3

Cáncer cervicouterino.

El cáncer cervicouterino sigue siendo una de las principales causas de muerte en mujeres mexicanas. Se sabe que el 99% de las pacientes con este diagnóstico debieron haber tenido infección por VPH.

Una vez que se diagnóstica esta enfermedad hasta la resolución (cura o muerte), la enferma, sus amigos y su familia sufren un estado de tensión emocional y un desgaste físico, económico y psicológico muy fuerte.

Por todo lo anterior, se debe aplicar alguna de las vacunas a la mayor cantidad de niños y niñas o adolescentes que estén en condiciones de recibirla, de esta manera estaremos combatiendo un problema grave de salud en México y favoreciendo una vida más feliz, con sexualidad responsable para los vacunados.

Bibliografía:
Delgado U.J., Fernández del Castillo S.C., Ginecología y Reproducción humana. Temas selectos. Tomo II. Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia, A.C., 2006


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


ADMINISTRADOR