5 Realidades Sobre Los Adolescentes Y El Amor



La doctora Denise Witmer, psicóloga infantil y de adolescentes, graduada en la Universidad de Pennsylvania, es autora de dos libros sobre la planificación de la vida familiar y las guías necesarias para que los padres puedan educar a los hijos.
Witmer considera que los adolescentes necesitan aprender muchas cosas y que los padres deben ayudarles con una de ellas, que es de vital importancia: el enamoramiento.

Si se enseña a los hijos que los valores son importantes, buscarán en sus posibles parejas iguales comportamientos y valores, y esto es lo que los padres quieren de ellos.

La autora pide que no se atemoricen y hablen sobre el tema, que es muy importante. Para todos “el primer amor” es especial, pero atemoriza, por eso hay que hablar de ello y compartir las siguientes verdades sobre el tema:

Es normal que un joven se interese en tener una pareja

“Si bien algunos adolescentes tienden a interesarse en el amor más pronto que otros, esta es una etapa de experimentación normal para ellos. Las chicas son mucho más abiertas acerca de su interés por salir con un chico y tienden a hacerlo a una edad menor en comparación con los varones, aunque ellos también prestan atención al tema. Su hijo o hija adolescente va a querer encontrar una pareja tarde o temprano y, cuando lo haga, ustedes como padres tendrán que mejorar sus conocimientos al respecto”, dice la autora.

El adolescente no sabe manejar una relación amorosa

Esto no se aprende en clase, seguramente han aprendido algo básico como el respeto al espacio personal del otro, pero no han aprendido aún los pro y contra de una relación sentimental y lo irán aprendiendo mientras vayan desarrollando una amistad y luego un amor con la persona escogida, tan pronto empiecen a salir juntos. Lo que los padres pueden hacer es reforzar los valores y enfrentar las preocupaciones sobre lo que significa una relación amorosa, hablar con sus hijos y brindarles consejos y ejemplo.

Si les hablan del amor estarán mejor preparados

“Usted quiere que su adolescente crezca feliz, así que debe recordar que la felicidad en la vida se la va encontrando en el trayecto. Si bien el tema de los jóvenes y el amor puede poner nervioso al más tranquilo de los padres, usted debe hacer lo mejor que pueda para no proyectar esa ansiedad cuando hable del tema con su hijo o hija, y cuando establezcan las reglas y límites de la relación de sus adolescentes. Hay que relajarse y mantener conversaciones claras sobre el enamoramiento, porque de esta manera se fortalecerá la relación que tiene con su hijo o hija y esto hará que el tema se convierta en parte importante de sus vidas”, señala Witmer.

Los adolescentes necesitan tener privacidad

Como padres, no nos sentimos cómodos si no sabemos qué está pasando en la vida de nuestros hijos. Pero cuando ellos empiezan a salir con una pareja, necesitamos dar un paso atrás y no tratar de demostrar que sabemos todo. No podemos sabotear su vida social, al inicio pudiera ser que sintamos que algo anda mal y eso es normal, lo que sucede es que nuestro papel está cambiando y todo cambio luce raro. Ese hijo pudiera desear hablar sobre su experiencia y, si ese fuera el caso, hay que estar preparados y dispuestos a todo, pero no se puede intentar leer la mente a través de las preguntas que los hijos hagan.

Su hijo adolescente requerirá que usted esté cerca

Para tener una conversación sobre el romance hay que escoger un escenario adecuado. Los adolescentes son famosos por meterse en situaciones de las que no logran salir por sí solos y son impredecibles. Muchas veces esto sucede con sus incipientes amoríos. Deje que él o ella sepa que usted está disponible para recogerle donde quiera que se encuentre y traerle a casa a cualquier hora del día o de la noche. Los padres deben hacer esto sin establecer consecuencias ni juzgar a los hijos, porque hay que comprender que todos cometemos errores, en especial cuando iniciamos un período de la vida diferente al anterior, pero de esto se aprende. Los padres necesitan saber que lo primero y más importante es la seguridad de sus hijos. “Las peleas, la bebida, la salida a lugares no conocidos pueden ser parte de una mala experiencia cuando los chicos empiezan a salir con sus parejas. Los padres deben confiar en que todo irá bien, prepararse para lo peor, pero siempre estar presentes para ayudar a sus hijos”, sugiere Witmer.

Fuente: www.revistafamilia.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla