Aceites caseros para masajes relajantes

Los masajes, ya sea dárselos a otra persona o a uno mismo, son una experiencia muy gratificante. Es posible hacer masajes rápidos sin aplicar aceites, pero son éstos los que le dan a los masajes una calidad aroma terapéutica benéfica para el cuerpo.



Los aceites para masajes pueden comprarse, pero no es necesario si pueden prepararse en casa.

Se dice que cuando olemos la fragancia de las flores, cualquiera que sea, indiferentemente de que su aroma sea agradable o no, nuestro ánimo mejora. La aromaterapia posibilitada por el uso de los aceites aumenta el potencial relajante y vigorizante de los masajes.

El uso de aceites para realizar masajes cumple un doble propósito: por un lado, favorece el desliz de los dedos y las manos por la piel, evitando roces e irritaciones incómodas que sólo perturban lo especial del momento.

Para cada aceite de masajes, necesitas una botella de cristal bien lavada y con cierre hermético (o con válvula o gotero, pero con buen cierre para evitar que el aceite se airee). En lo posible, utiliza una botella o frasco de color opaco, para que la luz no altere la integridad del contenido. También es buena idea mantener los ingredientes a temperatura de ambiente o apenas tibios al momento de la preparación, para lograr una mejor emulsión o integración.

Otros elementos necesarios son un gotero y una espátula plástica o de madera para mezclar los ingredientes, como los “bajalenguas” de los que usan los médicos para revisar tu garganta. También un mortero, potes o frascos de vidrio, filtros y géneros. Para dar calor, lo mejor es envolver los contenedores entre tus manos, sin usar calor excesivo.

Aceite casero para masajes relajantes

En la botella, mezcla 500 cc de aceite de almendras dulces con unas 10 a 15 gotas de aceites esenciales de lavanda, bergamota, sándalo, manzanilla y rosas. Estos aceites esenciales favorecen la relajación muscular y también propician la relajación mental.

Coloca los ingredientes en el frasco, cierra bien, y agita suavemente para integrar. Luego, remueve o agita suavemente antes de cada uso.

Aceite contra los dolores y para la relajación

Para hacer este tercer aceite para masajes, mezcla medio litro de aceite de oliva con 8 gotas de aceite esencial de lavanda, 7 gotas de aceite de romero, 7 gotas de aceite de enebro, 3 gotas de aceite esencial de clavo de olor, y 15 gotas de tintura de harpagofito. Remueve bien, deja integrar toda la noche, y al día siguiente ya puedes comenzar a utilizarlo.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla