Come sano… Ensaladas en frascos

Es la última tendencia, una idea original para llevar el almuerzo a la escuela o al trabajo.



Para unirse a esta sana tendencia, lo primero es procurarse de frascos de vidrio de dimensiones adecuadas y lavarlos muy bien. Si posteriormente se hierven, mucho mejor. Asegurarse de contar con una tapa que cierre muy bien (no es necesario que sea hermética).

Por supuesto, se pueden (y deben) variar los ingredientes de la ensalada, dependiendo de la temporada. Obtendrá un resultado muy colorido y siempre diferente, que no aburrirá y que le permitirá degustar sabores diferentes cada día. Las ensaladas en frasco también son perfectas para las excursiones y picnics.

Primera capa:

Idealmente vinagretas, jugo de limón, acetos balsámicos o aderezos a base de aceite de oliva. Así se mantendrá separado de tus vegetales hasta que quieras comerlos, evitando que se aguaden y pierdan su crujiente textura.

Segunda Capa:

Después del aderezo van los ingredientes que se pueden marinar sin echarse a perder como: tofu, trozos de queso, champiñones, granos como: arroz, quínoa, lentejas, garbanzos, porotos

Tercera capa:

Usa vegetales firmes como: tomate picado, cebolla, zanahoria, pepino, apio picado, pimientos, o un poco de todos.

Cuarta capa:

Choclo, semillas, diente de dragón, cilantro, perejil, aceitunas, huevo duro, e incluso algunas frutas como arándanos, frutillas, frambuesas, pera, manzana, gajos de mandarina, cilantro, aceitunas, huevo duro, etc.

Quinta capa:

Verduras de hojas verdes como repollo, espinaca y lechuga.

Como regla, que la lechuga sea al menos la mitad del jarro y que el aderezo no sea más del 10-15% del frasco. Y usar frascos de vidrio, los mismos que se usan normalmente para salsa de tomate, compotas o mermelada. Lo idea es encontrar frascos de al menos 800 – 1000 cc o más, los puedes encontrar en variadas tiendas.

Estas ensaladas duran perfectamente entre 5 y 7 días en la heladera, esto te da la oportunidad de prepararlas un sábado o domingo y dejarlas listas para la semana, estarás ahorrando dinero, tiempo y además estarás comiendo mucho más sano. Son ideales también para quienes no gustan de cocinar.

Tu misma decides de qué forma las preparas y qué ingredientes añades, pueden ser todas iguales o todas diferentes para no aburrirte con los mismos sabores. Antes de comerlas, revuélvelas bien para que el aderezo se mezcle con el resto de los ingredientes y disfruta de tu ensalada fresca y deliciosa.
Aquí te dejo dos ideas, para que realices alguna ensalada.

Ensalada de quinoa

Para hacer esta ensalada, hervir los garbanzos, la quinoa y deja enfriar. Forma una primera capa de garbanzos, con una segunda capa de pepinos o calabacines. Termina con unas rodajas de pimiento y quinoa. En invierno se puede utilizar por ejemplo, rodajas de hinojo y coliflor picada.

Ensalada de pasta

Cocinar la pasta bien al dente, y dejarla enfriar antes de transferirla al frasco con los demás ingredientes. En este caso puedes utilizar la pasta llamada fusilli. En cuanto al verde, elija hojas de rúcula, espinaca o lechuga. Agrega pimientos o tomates y cubos de tofu o queso, como el feta o mozzarella.



Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla