Masajes reductivos

Con los masajes adelgazantes o reductores podrás reducir los depósitos grasos del cuerpo, movilizándolos y mejorando la circulación de las zonas con adiposidades localizadas.



El masaje reductivo elimina la acumulación de grasa localizada y estiliza el contorno de la figura, es decir, crea una silueta más estética. Éste se realiza con una presión fuerte y una velocidad más rápida que la forma tradicional.

La duración de la sesión de masajes debe ser de aproximadamente 30 minutos.

No olvides tomar dos litros de agua diariamente, esto te ayudará a eliminar las toxinas que estás movilizando con los masajes, y así obtendrás una mejor depuración.

Si bien podemos realizar masajes reductores en cualquier parte del cuerpo, lo más habitual es tratar las zonas más conflictivas, como lo son el abdomen, los muslos, las caderas, piernas y brazos.

¿Cómo hacer un masaje reductor?

El primer paso antes de hacer los masajes es limpiar la zona a tratar con un poco de alcohol y algodón, frotando suavemente para no irritar la piel y para eliminar toda la suciedad. Si vas a hacerlos en diferentes zonas, trátalas una por vez en cada paso, en un proceso continuo.

A continuación, aplica la crema reductora, en cantidad suficiente pero no abundante, y masajea en movimientos descontracturados, para permitir una buena penetración y activar la circulación sanguínea. Aprovecha y finaliza la sesión dando pequeñas palmadas en cada zona (sin provocarte dolor, pero no demasiado suaves) por unos 30 minutos. Esto hace una suave contracción muscular continua que ayuda a quemar las grasas y a tonificar la piel, reduciendo medidas.

Las cremas reductoras más eficaces del mercado son las elaboradas a partir de algas marinas, con efecto frío, pero también puedes probar con un compuesto casero para hacer masajes reductores.

Aquí te dejo la receta de una crema casera :

Para preparar esta crema necesitarás dos cucharadas de crema reafirmante, hidratante o la que usas normalmente para el cuerpo, una cucharadas de gel de aloe vera o sábila (puedes usar el gel natural extrayéndolo de la penca o comprar el que ya viene envasado) y una cucharada de yodo blanco. Estas cantidades son sólo para preparar la mezcla de una sesión de masajes, ya que es necesario que se prepare y se aplique de inmediato, por lo que cada vez que vayas a aplicar la crema, debes realizar la misma mezcla con las mismas cantidades.

Mezcla todos los ingredientes y aplícalos sobre la cintura y el abdomen, realizando masajes circulares energéticos, con la ayuda de tus nudillos, hasta que la crema se absorba por completo. Esta crema la debes aplicar en las mañanas y en las noches. No debes enjuagar la zona.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla