¿Qué es el lupus?

Cualquiera puede tenerlo, pero existe una mayor prevalencia que se dé entre las mujeres, específicamente las afroamericanas, hispanas, asiáticas e indígenas americanas.



El sistema inmunitario está diseñado para combatir las substancias ajenas o extrañas al cuerpo. En las personas con lupus, el sistema inmunitario se afecta y ataca a las células y tejidos sanos. Esto puede causar daño a varias partes del cuerpo como:

    Las articulaciones
    La piel
    Los riñones
    El corazón
    Los pulmones
    Los vasos sanguíneos
    El cerebro

¿Quién padece de lupus?

Cualquiera puede tener lupus, pero en la mayoría de los casos afecta a las mujeres. El lupus es más común entre las mujeres afroamericanas, hispanas, asiáticas e indígenas americanas que entre las mujeres caucásicas.

¿Qué causa el lupus?

Se desconoce la causa del lupus. Las investigaciones demuestran que los genes juegan un papel importante, pero los genes solos no determinan quién padece de lupus. Probablemente existen varios factores que contribuyen a la causa de esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas del lupus?

Los síntomas del lupus varían, pero algunos de los síntomas más comunes son:

    Dolor o inflamación de las articulaciones
    Dolor de los músculos
    Fiebre inexplicable
    Sarpullido enrojecido, más a menudo en la cara
    Dolor de pecho al respirar profundamente
    Pérdida del cabello
    Dedos de las manos o de los pies pálidos o morados
    Sensibilidad al sol
    Hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos
    Úlceras en la boca
    Hinchazón de las glándulas
    Cansancio

Los síntomas menos comunes incluyen:

    Anemia (una disminución en los glóbulos rojos)
    Dolor de cabeza
    Mareo
    Sentimientos de tristeza
    Confusión
    Convulsiones

Hay tres tipos de lupus:

Lupus eritematoso sistémico: también conocido por sus siglas: “LES”, es el tipo de lupus al que se refiere la mayoría de la gente cuando habla sobre esta enfermedad. El LES es el tipo lupus más grave de todos y puede afectar la piel, las articulaciones, los tendones y otros órganos, como el cerebro, el corazón, los pulmones y los riñones.

Lupus cutáneo (o de la piel): es una enfermedad cutánea que cursa con erupciones en la cara, el cuello, el cuero cabelludo y las orejas. Hay dos tipo de lupus cutáneo: el lupus eritematoso discoide (LED), que puede provocar cicatrices; y el lupus eritematoso cutáneo subagudo (LECS), que no provoca cicatrices. El lupus cutáneo es una forma mucho más rara de lupus que el LES y, a diferencia de este último, no afecta a otros órganos corporales.

Lupus medicamentoso: este tipo de lupus está provocado por una reacción a algunos tipos de medicamentos. El lupus medicamentoso afecta al organismo de una forma bastante similar al LES pero, en cuanto la persona deja de tomar el medicamento, los síntomas suelen desaparecer.

No existe una prueba única para diagnosticar el lupus; puede tomar meses o años detectarlo. Algunos de los procedimientos que se realizan son: evaluar tu historial clínico, realizar un examen completo, pruebas de sangre, biopsia de la piel y de los riñones.

Los diversos síntomas deben ser atendidos por diferentes especialistas, por ejemplo: un médico de cabecera, reumatólogos, inmunólogos clínicos, nefrólogos, hematólogos, dermatólogos, neurólogos, cardiólogos, endocrinólogos, enfermeras, psicólogos y trabajadores sociales.

Éstos dependen de los síntomas. El médico puede darte desde una aspirina o un medicamento similar para el tratamiento de las articulaciones; cremas o ungüentos para las erupciones de la piel, hasta fármacos contra la malaria o corticoesteroides, dependiendo de la gravedad del caso.

Las mujeres con lupus pueden tener bebés sanos. Sin embargo, deben considerar que puede tratarse de un embarazo de alto riesgo, por lo que tendrán que visitar al médico a menudo. Un brote puede ocurrir en cualquier momento de esta etapa, y ellas deben tener cuidados especiales.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla


Redacción