Cubos de hielo para rejuvenecer tu piel

La rutina diaria, el estrés, los desvelos, la fatiga o algunos procesos de belleza hacen que la piel de nuestro rostro y de otras zonas del cuerpo se irrite, se inflame y también se avejente. El hielo, además de ser refrescante, es un gran aliado a la hora de cuidar la belleza de nuestro rostro.



Pasar hielo por la cara se ha convertido en un ritual popular de mañana y tarde para conseguir una piel más rejuvenecida. Los tratamientos con frío para cuidados de la piel se han utilizado en spas y tratamientos para el cuidado de la piel durante muchos años.

    -Es de ayuda contra el acné y desaparece manchas de la cara
    -Es de apoyo en la circulación de la sangre ayudando a rejuvenecer la piel, además de hacerla saludable
    -Refresca la cara
    -Atrasa la formación de arrugas

El tratamiento aplicando hielo resulta un tónico para rejuvenecer la piel económico y es ideal para antes de aplicar el maquillaje. Los poros abiertos debajo del maquillaje son minimizados, ayudando a que la base se vea más suave y sin imperfecciones. Pasar el hielo por la cara y luego aplicar una loción casera para tapar poros.

El tratamiento para tonificar la piel con hielo ayuda a apretar y reducir los poros dilatados, ayudando a tapar los poros que pueden aparecer más grandes debido a los desechos y el exceso de sebo. El tratamiento facial con hielo tonifica el rostro, dándole un aspecto más terso y suave y rejuvenecido.

Se cree que el uso del hielo podría mejorar la circulación en la piel. Los vasos sanguíneos se contraen por el frío haciendo que menos sangre vaya a la superficie de la piel y eso reduce cualquier inflamación o hinchazón. El cuerpo responde gradualmente mediante el envío de un mayor flujo de sangre caliente a la zona.

Debes comenzar limpiando la cara con tu jabón favorito, recuerda que es mejor si eliges uno suave como la glicerina, luego coloca hielo en una bolsa plástica y envuelve en una toalla fina, haciendo una compresa.

Pasa el hielo por toda la piel o en la región deseada, por lo menos unos 15 minutos. Notarás que tu piel se tensa de inmediato ya que el frío aplicado de forma local tiene un efecto reafirmarte y le devuelve su luminosidad.

El tratamiento con hielo se hace a menudo sin cubrir el hielo. Si optas por hacer esto, es probable que tengas que usar guantes dado que lo frío del hielo no se puede aguantar, sin embargo, si optas por hacerlo con un paño, obtendrás los mismos efectos.

No apliques el hielo directamente del congelador (si lo haces sin cubrir con un paño). El frío extremo puede romper los capilares bajo la piel.

Para beneficios adicionales para rejuvenecer la piel, puedes hacer cubos de hielo con limón, agua de rosas, té verde, agua de pepino, té de manzanilla, y otros ingredientes amantes de la piel dependiendo de tus necesidades de cuidado de la piel.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla