Lo que JAMAS debes permitir de tu pareja

Si ves que las emociones negativas se han apoderado de ti y te sientes mal la mayor parte del tiempo que estás junto a tu hombre, puede ser que te esté intoxicando de negatividad.



En tu vida diaria sientes un gran número de emociones distintas, y estas emociones dependen de las cosas que te van sucediendo, de cómo haces frente a cada situación y de tus propios pensamientos. Además de las cosas que te pasan, la gente que tienes a tu alrededor cuenta mucho a la hora de explicar cómo te sientes. Por eso es tan importante estar cerca de la gente que te haga sentir feliz, llena de vida y rodearte de personas positivas.

Insatisfacción

Por mucho que te esfuerzas no acabas de sentirte satisfecha con la relación, siempre crees que falta algo o que las cosas no van del todo bien. No eres una mujer plena ni te sientes completa junto a él, y no estás segura de que vayas a alcanzar los objetivos de futuro que tienes.

Dependencia

Te crees inferior a él. Lo necesitas para todo y no tomas decisiones sin conocer su opinión. Siempre quieres complacerlo hasta el punto de olvidarte de ti misma y de tu bienestar.

Enfado

Te enfadas continuamente, pasan más tiempo peleados que contentos cuando están juntos. Te enojas a la mínima cosa y las peleas cada vez son más violentas porque te hace daño con las cosas que dice.

Miedo

El miedo se ha apoderado de tu relación. Vives preocupada contínuamente por si él te deja, y estás convencida de que hay un final inminente. El miedo te ha paralizado y ya no disfrutas de nada.

Vergüenza

Te da vergüenza hacer ciertas cosas con él porque no te sientes segura, no te da la confianza suficiente y te sientes ridícula ante sus ojos. A menudo se burla de tus cosas y hace que te sientas pequeñita.

Tristeza

Ya casi nunca te sientes contenta, cada vez estás más triste por todo y a él parece que le da igual. Le pone nervioso o le agobia que estés triste y eso hace que entres en un círculo del que no sabes cómo salir. Lo único que tú necesitas es su apoyo, pero a él tu tristeza le causa rechazo.

Frustración

Te sientes frustrada, no sabes cómo has llegado hasta aquí. Sabes que no estás siendo feliz pero no sabes cómo cambiar las cosas ni por dónde empezar. Tienes una fuerte impotencia al pensar que has fracasado y que no has logrado construir una relación en la que ser feliz.

Celos

Te pones celosa por cualquier cosa, incluso de su familia o sus amigos, porque ves que él trata a la demás gente de otra forma. Con los demás es más espontáneo, simpático, afable y no les habla como a tí. A veces querrías ser su amiga o su hermana solo para tener un hueco en su vida.

Culpa

Te sientes culpable por no gustarle, crees que toda la responsabilidad es tuya, que has hecho las cosas mal y por eso se ha cansado de ti y te trata mal.

Rechazo

Te sientes rechazada, no crees que él te acepte y esté a gusto a tu lado. Crees que no disfruta contigo, más bien todo lo contrario. Crees que prefiere evitarte y hacer planes con cualquier persona antes que contigo.

Rabia

Tienes un cúmulo de energía dentro que no sabes cómo sacar. A menudo tienes el impulso de dar golpes, querrías romper platos contra el suelo, gritar, llorar a pulmón abierto, y no sabes porqué. Tienes mucho dolor e impotencia dentro que necesitas sacar.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla