Nacimientos navideños alrededor del mundo



Los belenes o nacimientos, también conocidos como misterios, pesebres, portales o pasitos, son una representación de la historia bíblica sobre el nacimiento de Jesús. Éstas son extremadamente populares en los hogares católicos alrededor del mundo, y es muy común que se realicen ceremonias alrededor del nacimiento del niño Jesús. En nuestro país, por ejemplo, es tradicional la ceremonia del vestido al niño Jesús.

¿Dónde surgen los nacimientos?

La Nochebuena de 1223 es la fecha en la que San Francisco de Asís montó el primer nacimiento en Italia. Esta tradición se popularizó con el tiempo hasta convertirse en un recurso para predicar. En el siglo XIV, se utilizó como elemento de evangelización por los monjes franciscanos en América. Como dato curioso, los americanos se valieron de animales y plantas propios de la región para hacer sus propios nacimientos, lo que marcó el inicio de las diversas representaciones que llegan hasta nuestros días.
nacimiento2

Los nacimientos son tan populares que a través del tiempo se han formado asociaciones y congresos –algunos internacionales– enfocados al belenismo. Aquí es importante hacer un paréntesis: los nacimientos y el arte católico son elementos importantes en nuestra cultura, y por ello vale mucho la pena detenernos para apreciarlos. La diversidad es tan vasta que pueden encontrarse belenes de tamaño natural, miniatura, monumentales, panorámicos o cerrados, apegados a la apariencia de la región de Belén o regionalizados, montados con técnicas simples o sofisticadas, incluso abstractos o vivientes.

La importancia de los nacimientos de cada región es que muestran las adaptaciones creativas que sus creadores han tenido que hacer a partir de su cultura. Algunos añaden fauna y flora propia del lugar o emplean técnicas artesanales y tradicionales. Incluso, existen artistas como Gaudí que han añadido belenes o nacimientos en sus obras.

¿Cuándo se monta el nacimiento?

Se acostumbra montar el belén el día de la Inmaculada Concepción –8 de diciembre– y se desmonta el Día de la Candelaria –2 de febrero. No obstante, en algunos lugares se acostumbra colocar el Niño en Nochebuena para después arrullarlo con cantos.

Fuente: www.fahrenheitmagazine.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla