Secadora para el cabello ¿Como elegirla?

Es importante tomar en cuenta la calidad. La idea es elegir un producto que te dure durante muchos años y no uno que al poco tiempo deje de funcionar, por eso tómalo en cuenta y no te vayas por lo más barato.



Lo primero que debes tener en cuenta es la longitud de tu cabello y el tiempo que utilizas para secarlo. En función de estos dos factores, debes escoger entre un secador de resistencia -aquellos que se calientan tras un largo periodo de uso- o un secador de motor como los que se utilizan en las peluquerías y que soportan un uso ininterrumpido durante mayor tiempo-.

El tamaño importa, también el peso y la forma. Presta también atención a la ergonomía del secador para que utilizarlo sea lo más cómodo posible. Por su parte, un peso debe ser un factor fundamental en tu elección si utilizas el secador a diario. Aunque no debes preocuparte demasiado ya que las marcas diseñan productos cada vez más ligeros para ayudarte a lucir peinado de forma fácil y sin molestias.

Aunque parezca una obviedad, el cable es otro factor importante a tener en cuenta. Busca un secador con cable largo y grueso para evitar incomodidades de uso y prolongar la vida del aparato elegido. En caso de decidirte por secadores de viaje, no olvides comprobar que puedan adaptarse al voltaje de cada país que visites.

La potencia se traduce en la capacidad del secador para generar aire y calor. Es uno de los principales parámetros a la hora de valorar la compra de uno u otro modelo, y podemos encontrarlos aproximadamente entre los 1000 y los 2500 vatios. En general es mejor elegir un secador que ofrezca una mayor potencia, ya que secará el pelo más rápido. Pero la potencia tiene que ser controlada, por lo que además de ser potente tiene que disponer de controles para seleccionar adecuadamente el nivel de calor y el flujo de aire. Tienes que fijarte en que tengan varios modos de calor y de velocidad. Los más potentes tienen como mínimo 3 niveles de calor y 2 de flujo de aire. En las características técnicas de cada secador podrás encontrar la potencia mínima y la máxima que ofrece, para que puedas elegir el modelo que más se ajusta a ti. Eso te permite seleccionar una potencia más baja para un secado diario, y una más alta para crear peinados más elaborados.

Los cabellos muy frágiles y secos deben evitar usar la velocidad de aire más alta pero, sobre todo, mucho calor. Aunque eso no significa que deban utilizar secadores de poca potencia, ya que ese tipo de secadores, tardan más en secar el pelo. Una potencia adecuada para estos cabellos podría estar alrededor de los 1700W.

El aire caliente no es nuestro único aliado para peinarnos. Se hace casi imprescindible que nuestro secador cuente con un botón de chorro de aire frío que, por un lado, marque el peinado que estamos haciendo y, por el otro, enfríe nuestro pelo para que no retenga mucho tiempo el calor. Prácticamente lo encontrarás en todos lo secadores de gama alta.

Prestar atención a la potencia y las opciones de temperatura que ofrece un secador es uno de los factores clave a la hora de adquirir un nuevo aparato. No siempre dedicamos el mismo tiempo a elaborar nuestro peinado y tampoco queremos conseguir siempre el mismo acabado. Las variaciones de potencia y temperatura nos ayudarán a lograr el look deseado para cada ocasión, atendiendo al tipo de cabello que tengamos.

Si tienes el pelo fino o quebradizo, una potencia de 1.000 watt sería suficiente, mientras que para cabellos gruesos, lo ideal serían 1.900 watt. Si estás muy ocupada, tu elección es clara: quédate con el de mayor potencia, ya que te permitirá un secado más rápido. No obstante, lo mejor es escoger un modelo que disponga de distintos controles de calor y de flujo de aire, para adaptar así el secado a tus necesidades.

Los secadores profesionales suelen alcanzar los 2.500 watt. Son estos también los que suelen tener una vida más larga al estar mejor preparados para soportar el calor. Pero no sólo el calor es importante, el botón de aire frío puede ser indispensable para peinados elaborados. Un truco: el aire frío te ayudará a lograr una mayor fijación de tus peinados si lo utilizas como toque final tras moldearlo con aire caliente.

Iones y turmalina: tecnología punta en secadores

Por suerte, cuidar tu cabello ya no es sólo una preocupación tuya, sino también de las marcas que diseñan y fabrican secadores. Por ello, cada vez encontramos más productos destinados a mejorar la salud del pelo consiguiendo además los efectos estéticos deseados.

Entre estas innovaciones se encuentran los secadores con iones, que aportan brillo al cabello y suprimen la electricidad estática. Estos secadores liberan iones negativos que contrarrestan los positivos del pelo y suprimen el encrespamiento. Son ideales si buscas un look liso, aunque debes tener precaución si tu pelo ya es demasiado lacio.

Destacan también los secadores con turmalina, que emite calor infrarrojo y actúa reduciendo el tiempo de secado, al tiempo que devuelve luminosidad al pelo. Completa esta trilogía de innovación protectora la cerámica. El uso de este material en los secadores permite que el aire salga siempre a la misma temperatura, con lo que se facilita el peinado y resulta más sencillo moldear el cabello.

Ahora ya lo sabes, el secador es tu mejor arma para lucir un look perfecto. Lisos, rizados, cortos, largos… todo tipo de cabello tiene un secador que se adapta a sus necesidades. Lo importante es que cuides tu pelo, sea cual sea el producto que elijas.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla