Plantas medicinales que contrarrestan los excesos de la Navidad



Las plantas medicinales pueden ser una ayuda para los problemas digestivos ocasionados por las copiosas y energéticas comidas navideñas. El cardo mariano protege al hígado contra los excesos del alcohol y la grasa, mientras que la alcachofa facilita la digestión. Son solo dos ejemplos de las plantas al servicio de la salud.

Según Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), tan solo una de las típicas comidas navideñas supone una media de 1.100 calorías, a las que se añaden las que aportan las diferentes bebidas alcohólicas, y esto supone un 50 o 60 % de toda la energía diaria requerida (2.000 calorías en mujeres y 2.500 en hombres).

Los preparados de plantas medicinales que se venden en farmacias y que incluyen prospecto son compuestos elaborados “con rigor científico, igual de eficaces que los medicamentos de síntesis pero con menos efectos adversos”, explica Teresa Ortega, profesora del Departamento de Farmacología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidenta de INFITO.

Cardo mariano, directo al hígado

El cardo mariano (silybum marianum) es útil para prevenir la toxicidad hepática que causa el consumo de alcohol, la prevención del daño, según reconoce la Agencia Europea del Medicamento, y se investiga si también podría evitar el impacto de las grasas, de alimentos fuertes como las setas o, incluso, de los efectos de algunos medicamentos.

“Lo que sí está comprobado en la investigación es que el cardo mariano no solo previene el daño sobre la célula hepática sino que contribuye a su regeneración”, apunta la experta.

El principal principio activo del cardo mariano es la silimarina, una mezcla de compuestos que se encuentra en los frutos y se consume en preparados sin contraindicaciones, tan solo alergias a las plantas de la familia compuestas, como las margaritas.

Lo ideal es empezar a tomar cardo mariano días antes de la Navidad para preparar el hígado para el consumo de alcohol y grasas. En cualquier caso, se pueden seguir las instrucciones del prospecto y preguntar al farmacéutico.

Alcachofa, antigrasa

La actividad terapéutica de la alcachofa (Cynara scolymus) no está en la flor que consumimos, sino en las hojas de la base. Allí se encuentra la cinarina, un compuesto fenólico con propiedades antioxidantes que favorece la función hepatobiliar.

“La alcachofa favorece la producción de bilis y eso ayuda a digerir, sobre todo las grasas; también tiene un ligero efecto diurético que ayuda a la eliminación de líquidos. Y al ser un antioxidante muy potente, evita la oxidación del colesterol reduciendo el malo (LDL), y favoreciendo el bueno (HDL)”, indica Teresa Ortega.

Su poder depurativo, antigrasa y diurético ayuda a reducir peso, como se ha comprobado en diferentes estudios científicos.

Los preparados de alcachofa se deben tomar después de las grandes comidas. Además, algunos vienen con hinojo (Foeniculum vulgare), otra planta medicinal que suma a su capacidad de favorecer la digestión la de reducir la acumulación de gases.

Y también para sobrevivir a las comilonas…

Además del hinojo, también hay otras plantas medicinales que previenen los gases como los anises verde o estrellado.

También contribuyen a hacer más llevadero el periodo de la digestión los preparados de mostaza o pimienta que favorecen la secreción gástrica, al igual que las infusiones de poleo (Mentha pulegium) , manzanilla (Chamaemelum nobile) o menta verde (Mentha spicata) que contienen aceites esenciales que reducen los cólicos y los dolores intestinales.

Incluso el reflujo tiene remedio terapéutico natural con el fucus (Fucus vesiculosus), planta compuesta por ácido algínico que forma una especie de balsa en el parte superior del estómago evitando que el reflujo salga hacia el esófago provocando ardor. Además, produce sensación de saciedad y activa el metabolismo, explica la profesora universitaria.

Fuente: www.efesalud.com


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla