No abandones el gimnasio, sigue estos consejos

Uno de las principales y más importantes metas de salud en la actualidad es hacer ejercicio, pero muchas veces resulta complicado seguir la disciplina de asistir a un gimnasio.



Evitar realizar pausas largas

Como primera medida, la manera más fácil de continuar con algo, sobre todo si requiere cierto esfuerzo, es simplemente evitar realizar pausas largas, que al fin de cuentas llevan a detener la actividad o ejercicio que se está practicando.

Especialmente, hay que tratar de evitar ese tipo de pausas, sobre todo cuando se está empezando a recobrar la actividad, y habituando a la práctica.

Fijarse metas cortas

Se sabe que las metas se consiguen cuando no se decae y se hace un esfuerzo por conseguirlas. En este caso, con el ejercicio sucede lo mismo.

Eso sí, lo mejor que se puede hacer es dejar a un lado las preocupaciones por el peso, o las actividades que se deben hacer a continuación.

Es importante fijarse una especie de “compromiso” y mentalizarse que se va a cumplir día a día. Es fundamental. Por ejemplo, podría ser una buena fórmula plantearse hacer ejercicio durante un mes, o 20 días a lo sumo. Porque, al establecer el compromiso, se elimina la presión que todo eso conlleva.

Hay que tener en cuenta que no toda actividad física debe ser en el gimnasio. Especialmente, cuando no resulta agradable acudir a él.

Por eso cuando no se puede asistir, no significa que hay que dejar el ejercicio, o que no se puede practicar. Fundamentalmente, porque hay muchas formas de poder hacerlo en casa o, incluso al aire libre.

Los ejercicios, aunque pueda pensarse lo contrario, deberán convertirse en una rutina, ya que luego serán mucho más fáciles de realizar, que si cada día se plantean cosas distintas.

Eso sí, podría ser más recomendable aún ponerse una meta mensual, y cada mes hacer actividades diversas. Ir al gimnasio a veces representa un esfuerzo, pero vale la pena.

Mejor acompañada

Si se asiste al gimnasio con una amiga, o con la pareja como compañía para hacer deportes, podría ser una mejor solución aún; ya que será quien impulse a continuar en los momentos en que las fuerzas flaqueen, o viceversa. Solo con intentarlo, se podrá encarar esa práctica de ejercicio de otra manera.

Resaltar logros

Cada vez que se asista al gimnasio o a practicar el deporte elegido, conviene marcar el día en un calendario con una cruz roja que resalte.

Cuando vayan pasando los días, se podrá comprobar todas las veces que se asistió y eso dará fuerzas para seguir con muchas más ganas.

Intentar hacer del deporte la actividad más confortable posible, no hay que verlo como una forma de esforzarse demasiado ni cansarse.

Está comprobado que las personas que lo practican diariamente, se sienten luego con más energía y fuerzas, e incluso mucho más jóvenes que antes.

Estar bien hidratados

Antes de ir al gimnasio asegurarse de estar bien hidratada, no basta con beber un par de vasos de agua. Hay que hidratarse también con alimentos como las frutas.

Aprovechar para descargar

Cuando se padece estrés, o incluso un enojo, es muy recomendable para poder liberarse de todo, hacerlo a través del deporte.

Porque el ejercicio puede ser una excelente forma de aliviar el estrés, debido a que la liberación de endorfinas mejora notablemente el estado de ánimo.

No pesarse seguido

Otro aspecto fundamental, es no pesarse constantemente, porque no se verán resultados, la meta se alcanza luego de varias semanas de trabajo. Una mínima variación en el peso puede desanimar o hacer confiar demasiado.

La ropa adecuada

Antes de ir al gimnasio, hay que tener en cuenta de seleccionar la ropa adecuada, con texturas que permitan que la piel respire y uno se sienta cómodo. Evitar llevar cualquier tipo de bijouterie, ya que podría lastimar o irritar la piel.


Tu preferencia es nuestra principal motivación, si te gustó esta nota, ayúdanos a compartirla